¿Cuáles son los nuevos nombres que han aparecido en la LUB? Realizamos un repaso de todos esos basquetbolistas que dan sus primeros pasos en nuestra Liga.

Transcurridas 20 fechas de la Liga Uruguaya, podemos decir que han aparecido algunos nombres nuevos en distintos equipos. Ya sea por apuesta de la institución a su proyección, o por necesidad, han tenido la oportunidad de tener minutos de calidad y en algunos casos han sorprendido para bien.

El primer nombre que irrumpió en esta edición fue el de Sebastián Ottonello, quien llegó en silencio a Defensor Sporting, sin tanto destaque en los Metros que jugó, y se ganó minutos en base a rendimiento. Otro que ha tenido oportunidades en los últimos partidos es el fraybentino Nicolás Pereyra, base generación 99, quien con seguridad será una de las revelaciones del próximo torneo de ascenso, al igual que el escolta tirador Xavier Cousté (’99) que ha tenido participaciones puntuales en la LUB. Ambos fueron figuras en el Torneo Sub 23 con el fusionado.

El actual campeón -de Liga y también Sub 23- también mostró dos nuevos nombres, Nicola Pomoli (quien ha jugado tanto de base como de escolta, este último su puesto más habitual) y el ala-pívot de Flores Theo Metzger quien ya había destacado con la celeste en el Sudamericano U21 de 2018. Si bien cuando el equipo se fue reforzando, sus minutos decayeron. En el último juego por Liga de las Américas volvieron a demostrar sus condiciones y también serán requeridos en el Metro 2019.

Otro club que ha traído caras nuevas, a pesar de su realidad opuesta en la tabla, es Sayago. La institución contrató pocas fichas y dejó lugar para los “pibes” que fueron creciendo en su participación durante el torneo. El base generación 2000 Mateo Dogliotti se afirmó como pieza importante en el funcionamiento del equipo desde su intensidad defensiva y juego de rompimientos, al tiempo que el ala-pívot de 2.06m Nahuel Lemos ha hecho aportes interesantes en varios de los últimos juegos. El 2001 Emiliano Bonet también había mostrado desparpajo en sus primeras apariciones y tras la salida de Giano y lesión de Dogliotti volvió a tener buena participación en los de Ariel y la vía.

En Palermo el gran arranque de la mano de los boricuas había dejado en segundo plano a algunos jóvenes, pero la salida de Belardo y varios problemas en la integración hicieron que Frydman apueste a ellos. Agustín Pose (’98) fue quien sorprendió, quizá porque los que no lo habían visto en formativas o Sub 23 no conocían al menor de los hermanos que se desempeña como base con un físico grande para la posición, al tiempo que Luciano Planells (2001) había tenido ya participación en el título de Atenas en el Metro 2017, tras lo que jugó en Cordón la pasada edición. El carolino Bruno Fernández (’98) también mostró cualidades, especialmente en el tiro, en un par de partidos en que debió saltar a la cancha.

Un jugador del que quizá esperábamos más participación esta Liga era Pierino Rüsch, base ’99 de Macabi, pero al jugar con un extranjero (que luego fue recambiado por Panchi Barrera) y Terra como relevo no tuvo muchos minutos luego de los primeros partidos. Sin dudas el próximo Metro será su primera chance firme como profesional.

Vale destacar también minutos interesantes de Sebastián Sosa (base, 2001) en Goes, así como del 2002 Giovanni Corbisiero en Verdirrojo, ambos generando buenas impresiones en sus ingresos.

En otro grupo también encontramos jugadores que no son nuevos, pero sí han dado un paso hacia consolidarse en la rotación de sus equipos. Aquí podemos destacar ejemplos como Emiliano Serres (Malvín), Maximiliano Nobile y Juan Viana (Olimpia), Joaquín Rodríguez (Aguada), Manuel Mayora y Santiago Massa (Trouville), y el trío Hernán Álvarez, Martín Couñago y Martín Rojas (Biguá). Sumémosle también a Facundo Terra (Macabi/Bohemios), Santiago Pereira (Sayago/Malvín) y Mateo Suárez (Verdirrojo/Urunday) quiénes fueron cedidos a préstamo por su club de origen.