Welcome se llevó un duro juego ante Atenas para salir de la zona roja. Luego del encuentro, Básquet Total habló con el entrenador, Esteban Yaquinta.

Comenzó hablando de la importancia del punto: “Es una Liga muy rara, se pueden dar muchas cosas todavía. Pero el objetivo nuestro hoy era quedar un punto arriba de Sayago, era fundamental hacerlo. Queremos hacer justicia, porque este equipo va seis partidos en cancha ganados y sin embargo la tabla de posiciones marca dos, realmente merecemos seguir en la Liga”.

Por primera vez en la temporada, Welcome supera a Sayago, pero Yaquinta resalta más el valor de triunfar: “Siempre pesa anímicamente bien ganar. Hacemos buenos juegos, contra Goes hicimos un excelente papel en lo táctico, defendimos muchísimo, pero ellos tienen dos jugadores muy grandes y nos ganaron bien el juego, pero hicimos el gasto, estuvimos cerca. Hoy por suerte el desgaste adentro lo hicimos nosotros y pudimos desgastar el juego interno de Atenas en los momentos justos. Nos queda un juego de penalización y después nos quedan tres en casa. Si metiéramos dos de esos tres estaríamos salvados, pero falta mucha agua por correr abajo del río y es punto a punto”.

La vuelta a casa es una muy buena noticia para la “W”: “Nuestro porcentaje es claramente sube cuando jugamos ahí. A Defensor siendo visitantes en Welcome le jugamos un gran juego, a Verdirrojo le ganamos, con Nacional perdimos por un libre en la hora. Indudablemente cuando jugamos de local nos fortalece, apostemos a esos tres partidos en casa a ver si podemos robar alguno”.

A pesar de que el fixture que le queda a su equipo es muy complicado, no pierde la fe en mantener la categoría: “La fe intacta en este grupo de jugadores que trabajan como nunca. Si hubiera justicia divina este equipo se debería quedar por lo hecho en cancha. Otros no tienen ni cerca los partidos ganados nuestros y por cosas extra plantel estamos todavía luchando”.

Por último se refirió al rendimiento deportivo del equipo con el cual llega a la parte más dura del campeonato: “Hemos tenido muchas vicisitudes, muchos problemas en cuanto a la traída de los extranjeros. Uno cuando tiene presupuesto bajo es muy difícil seleccionarlos, nunca hemos podido traer lo que nosotros precisamos, que es un centro, que ayude y libere un poco a Waddell. Pero pese a todas esas vicisitudes y todos los problemas que hemos tenido, a mí lo que me deja tranquilo es que los chicos en cada partido y entremaniento dejan todo, eso es lo más importante”.