Biguá derrotó como visitante a Trouville por mínima, 84 a 83. Terminado el encuentro habló con Básquet Total el referente del Pato, Martín Osimani, con una gran labor colectiva repartiendo 7 asistencias. El Oso habló del momento en el club de Villa Biarritz, de la selección mayor y de la U15.

El partido contó con altibajos de ambos equipos, pero Biguá lo supo aprovechar mejor, auque no sin sufrir hasta la última pelota: “Fue un partido de altos y bajos, arrancamos mal, desconcentrados y después fuimos un equipo mucho más chico y le dimos más intensidad, nos vimos mejor. El tercer cuarto otra vez nos costó pero por suerte lo pudimos cerrar, en una cancha muy difícil, Trouville tiene mucho gol, es un equipo muy aplicado y sabíamos que nos iba a costar”.

El ‘Oso’ regresó al club que lo vio nacer, sabe que llegó con la liga en marcha y eso hace que la adaptación sea distinta: “Estoy tratando de encontrar mi lugar, estamos trabajando con el cuerpo técnico, me recibieron muy bien. Además con los jugadores, cada uno tiene su lugar en el club y volver después de tanto tiempo es lógico que desacomoda un poco a cada uno en su posición. Pero le estamos buscando la vuelta y lo bueno que como nos conocemos hace tiempo sabemos que estamos todos en pro del equipo”.

También Martín contó las sensaciones de jugar junto a su hermano Joaquín Osimni: “Es hermoso, cuando podemos jugar juntos y ponernos en un buen plan defensivo, es cuando jugamos con más criterio y los dos podemos jugar pick and roll, pero hay que seguir afinando, porque hace 10 años que no jugamos juntos”.

Otro de gran rendimiento en el pato fue Cameron Forte, el extranjero que llegó para suplantar a Rodney Alexander, terminó con 19 unidades. Osimani comentó como se ha adaptado al equipo: “Cameron es un jugador muy instintivo que tiene mucho gol, es joven, está aprendiendo lo que es jugar en un equipo profesional, pero nos ha dado mucha energía y gol ofensivo”.

El ex seleccionado se refirió a la próxima ventana eliminatoria que disputará Uruguay ante Puerto Rico y Estados Unidos como local, con el estreno del Antel Arena: “Es la mejor chance que tenemos en 30 años y vamos a estar todos apoyando, la capacidad de los jugadores está, la llegada de Magnano va a ser un impulso. Hay que dejar atrás todo ese mal entendido que hubo, esas sensaciones feas, que fue feo para todo el mundo y tratar de enfocarse en el objetivo que todos queremos, que es llegar al mundial. Confío mucho en los jugadores. Yo ya estoy en las úlimas, el Antel Arena lo van a disfrutar otros, pero para mi siempre va a hacer una puesta a mejorar la infraestructura que a la larga termina pagando, le da calidad a la competencia, nos pone en la mira internacional y eso genera cosas en el ambiente que no se puede transmitir. Solo los jugadores sabemos cuando lo vivimos y la gente cuando este adentro, lo va a disfrutar y hay que aprovecharlo a morir”.

Por último el ‘Oso’ se refirió al sudamericano U15 disputado en nuestro país y la actuación de los chiquilines: “Vi un equipo muy concentrado, muy metido. Es hermoso volver a traer torneos para los chicos acá, eso no solo los identifica a ellos, a la gente, también se ilusionan y sobre todo los chicos de todo el país que se ilusionan con poder estar ahí. Eso es una gran influencia para el equipo y felicitar a la FUBB por eso. Obviamente son chicos, pero dejaron el país bien en alto”.