Uruguay redondeó un gran Sudamericano en base a una generación con proyectos interesantes, un estilo de juego y una línea de trabajo formativo.

Uruguay volvió a clasificar a un Premundial luego de cinco años, y lo hizo de forma justa y merecida. Pero, ¿por dónde pasaron las claves de este logro?

Lo primero, como en cualquier selección, está en lo que fue el reclutamiento de jugadores. Un plantel con muchísimos valores del interior, como recordatorio y para tener siempre en cuenta que tenemos una deuda pendiente en la unificación de las competencias nacionales, camino en el cual este año dimos un paso adelante. Falta mucho, pero se avanzó.

Un aspecto central estuvo en que se eligió un estilo de juego, se transmitió a los jugadores y se mantuvo prácticamente siempre. Intensidad defensiva hombre a hombre, movimiento de balón, generar desde el uno contra uno y tener confianza para tomar tiros. Si bien hubo algún pasaje de juego de pick and roll, se priorizó jugar de la manera que es mejor para el desarrollo de jugadores de esta edad.

Algo fundamental fue la localía, y no solamente por el apoyo de la gente que se hizo sentir en los partidos más importantes, sino por la madurez con que los pibes manejaron esa presión. El contagio entre las tribunas y los jugadores transformó el “Antonio María Borderes” en un reducto que hirvió y ayudó a lograr los objetivos.

Precisamente al hablar de metas hay que ser claro: el objetivo de llegar al podio, y por ende clasificar al Premundial U16 se cumplió. Esto es central pensando en la continuidad del trabajo y de la competencia internacional para esta generación, que tiene varios proyectos que valen la pena, a los que se debe cuidar y desarrollar.

Para los chicos, solamente aplausos. Enorme actuación, no queda más que agradecerles e incentivarlos a seguir trabajando para ser lo mejor que puedan.

Para los adultos que rodean formativas -entrenadores y dirigentes especialmente- esto debe ser apenas una muestra del camino, sin pensar que está todo bien y siendo conscientes que queda muchísimo por mejorar. Se pueden conseguir resultados formando, se puede ganar poniendo el futuro de los proyectos en primer lugar. Ese es el camino, ojalá todos lo sigan.