Ignacio Guerra fue figura en el encuentro en el que Peñarol derrotó a Albatros donde nuevamente la rotación y el juego colectivo fueron claves en el aurinegro. Finalizado el juego habló con Básquet Total.

El carbonero llego al octavo triunfo consecutivo en el torneo: “Sí, veníamos del partido pasado que no habíamos estado muy concentrados y la consigna de hoy era entrar enchufados y dejar todo”.

Nacho también hablo de lo físico, donde el carbonero no tuvo problemas a pesar de llegar con 50 minutos arriba en un partido muy duro: “La verdad que bien, alguno medio sentido, pero en general todos los compañeros bien. Además el hecho de tener una buena rotación nos juega a favor”.

Es uno de los puntos altos en el equipo dirigido por Diego Castrillón, es muy difícil que en un partido no jueguen los 12 que están a la orden: “La verdad que nadie sabe como maneja los cambios Diego, porque tiene muchos jugadores para usar. No es sencillo y todos tenemos que estar prontos para entrar muy concentrados, que es lo que siempre nos pide, porque nunca sabes en que minuto entras”.

Además habló de como se siente en el carbonero y en la vuelta al básquetbol en general: “Bien, con buenas y malas, pero tratando de estar con todo siempre. Mi mejor partido fue con Danubio, no lo he podido volver a repetir mucho, pero siempre que toca entrar dejo todo por el equipo”.

También dejo claro que el equipo solo piensa en la DTA, aunque no ocultó que inconscientemente ya se mire el Metro 2019: “Mayo del año que viene parece lejos, pero sí, ya habría que ir pensando en eso y que cada partido de la DTA sume para el Metro, para ir formando un grupo”.