Urupán consiguió un gran triunfo de atrás ante Yale, con un gran segundo tiempo. Uno de los destaques fue para Diego D’Jellatian, que se prendió en defensa y sumó puntos importantes en el cierre de los 40.

Sobre el nivel defensivo de la segunda parte comenzó hablando: “En el primer tiempo entramos flojos, dormidos. Después hablamos en el entretiempo y dijimos que para ganar había que defender, trabajar de atrás para adelante y creo que fue lo que hicimos. Corregimos, agarramos el rebote y pudimos correr que es a lo que nosotros nos da gol”.

Del control en la pintura tras la salida de Ledanis dijo: “Aprovechamos eso, que ellos tenían la falta de Ledanis, que es el hombre que tienen ellos adentro. Ahí intentamos sacar ventaja y poner la pelota adentro sin desesperarnos. Sabíamos que los tiros de afuera nos iban a quedar porque tenemos muy buenos tiradores. A partir de adentro hacia afuera pudimos sacar el partido”.

También tuvo palabras para el torneo siendo el primero que juega: “Vine a buscar minutos, confianza en mí. Estoy en un rol distinto al que yo estaba acostumbrado. Siempre tenía un rol defensivo y ahora tengo que soltarme un poco más en ataque y creo que de a poco me voy encontrando conmigo mismo en el juego”. A su tarea defensiva en la noche agregó: “Por suerte hoy me entraron las pelotas en ataque. Es la confianza que uno necesita cuando van pasando los minutos. Cuando te entra una bola ya es todo mucho más fácil”.

Urupán parecía tenerlo ganado, pero Yale forzó el alargue: “Lo primero fue calentura, pero después estábamos tranquilos porque sabíamos que estábamos mucho más enteros, porque confiábamos en nosotros que teníamos cinco minutos para revertirlo”. En la cancha dejó dudas si los árbitros cobraban triple o doble que pudo ser el triunfo para el de Jacinto Vera y la Tota nos contó sus sensaciones en la cancha: “Como ellos demoraron en decidir nosotros no sabíamos. Yo justo quedé atrás de Renzo (Lazzaroni) y miré que estaba pisando. Pero confié en los árbitros y por suerte le embocaron”.

El verde volvió a remontar un partido adverso, demostrando ser un equipo sólido de cabeza: “Es parte de como se maneja el club mismo, la confianza que te da y mismo el profe que está siempre alentando. Todos somos importantes, los 12 que están cambiados. A veces les toca jugar más a unos que a otros, pero siempre están todos a la orden y todos pueden aportar”.

El traslado a Pando deja buenas cosas en el equipo: “Como venimos varios de Montevideo hace que también haya un grupo más lindo, porque tenés 40 minutos de viaje, conversando, armando el grupo. Está muy bueno y encontré un club hermoso que yo sinceramente no lo conocía y es divino”.

Por último habló de las aspiraciones del equipo: “Nosotros vamos por el segundo ascenso y si podemos pellizcar el primero lo vamos a hacer. Nuestro objetivo es dejar arriba a este club un pasito más arriba, que está haciendo las cosas bien y se lo merece”.