Con un partidazo de Charlie Couñago, Biguá le ganó a Urunday Universitario por 104 a 92 y selló su pase a la final del Torneo Sub 23. La generación 97 del pato,va por la única copa que le falta, ya que salió campeón durante los siete años de formativas.

El inicio del encuentro fue parejo y goleado, Urunday sacó diferencias corriendo la cancha, con Fede Miller siendo figura en ofensiva y Mateo Pérez intensísimo en defensa. El pato ajustó la defensa, mejoró su juego asociado y le generó juego a sus internos, donde Martín Rojas hizo lo que quiso en la zona pintada, con muy buenos minutos del “42” y Couñago, Biguá pasó a dominar el score sobre el final del primer chico.

La visita mostró su mejor versión ofensiva en el segundo cuarto, encontró gol por donde se lo propuso, con buenas rotaciones en ataque y figuras como “Charlie” Couñago y Martín Rojas, logró abrir hasta 11 puntos de renta. A Urunday este pasaje del partido le costó encontrar gol y buen juego colectivo, pero buenas individualidades como las de Morena y  Gastón Martínez hicieron que se fuera al descanso perdiendo por nueve, 47 a 38.

En el complemento el pato de Villa Biarritz fue un ballet. Encontró gol por todos lados, llegó a abrir 19 puntos de renta. Jones mejoró su rendimiento, asumió en ofensiva, los Martín, Couñago y Rojas fueron las figuras. El primero desnivelando en la conducción y goleo, mientras que Rojas fue amo y señor del juego interno. La visita se fue al epílogo del partido con una linda renta, 76-57.

Los diez minutos finales sobraron, Biguá se floreo, mantuvo la misma intensidad ofensiva y defensiva. Por su parte el estudioso intentó una pequeña reacción sobre el final, Miller comandó esta misma, pero en todo momento Biguá controló el juego y selló su pasaje a la final en cifras 104 a 92.

La figura del encuentro fue Martín “Charlie Couñago” el “4” jugó un partidazo y convirtió 17 puntos. Mientras que el goleador del pato fue el otro Martín, Rojas. “Tincho” culminó su partido convirtiendo 21 puntos.