Peñarol aplastó a Yale 93-56 y alcanzó su sexta victoria al hilo en la DTA.

Resumen del partido

El Carbonero dominó en todos los aspectos de juego en el arranque. Ante un rival refugiado en zona, dañó de mediana distancia y generó rompimientos y descargas al bajo para Craig que sumó sus puntos para tomar 10 de ventaja. Atrás, metido en su pintura, dejó sin ideas ofensivas al azul, que jugó pocos sistemas en ataque y sumó con impulsos individuales de De León. Con Craig y Pérez afuera, la visita amagó la reacción con triples de Lazzaroni y Martínez, pero minutos importantes de Wenzel, alejaron al Manya. Castrillón rotó el plantel y con un gran pasaje del Negro Martínez, los de Arhancet se fueron 6 abajo al descanso largo.

Yale volvió a salir dormido del vestuario, no pudo pisar la zona pintada, fue forzado a tirar de afuera y sin resultado. Peñarol, primero con el Pepusa cargando adentro y después corriendo la cancha llegó a sacar 22. El de Jacinto Vera pudo finalizar mejor sus ofensivas ya en el último cuarto, pero el dueño de casa siguió aumentando, porque ante defensa plantada también supo lastimar, generando espacios para Craig abajo y rotando la bola para encontrar tiros sueltos de tres. Castrillón rotó pero el equipo no regaló nada, siguió siendo intenso defensivamente, generando buenas situaciones de tiro en ataque y con gran juego colectivo llegó a abrir máxima de 41, en un juego que se liquidó temprano, pero que no hubo afloje alguno en el cierre.

UNO x UNO

PEÑAROL

Álvarez (6): Alguna bola importante, lo mejor suyo fue con juego liquidado. Blazina (6): Importante corriendo la cancha. Wenzel (8): Cortó la reacción de Yale y encaminó el partido. Pérez (8): Pesó adentro, infalible con su tirito clásico de media distancia. Craig (7): Cuando lo encontraron suelto dañó. Botta (7): Recambio de lujo, no se notaron los minutos de Craig y Pepusa afuera. Erroizarena (5): Su aporte habitual desde el perímetro. Rivas (7): Minutos de calidad en la conducción, prendido en defensa. Guerra y Asaravicius (5): Dieron minutos de descanso, cumplieron su rol. Meinero y García (-): Pocos minutos en cancha , pero dejaron su sello con triples. Castrillón (9): Su equipo dominó el partido, planificó una defensa impenetrable, cortó los circuitos rivales y corrió. En ataque se vieron sistemas vistosos con lindos puntos tras buenas rotaciones.

YALE

Briñón (3): Lejos de su nivel, con muchas dudas. Martínez (6). Mantuvo a Yale en partido en el 1T. Lazzaroni (5): Algún triple importante. De León (7): Bancó al equipo cuando fue hasta abajo. Ledanis (5): Gran partido atrás, le costó en ataque. Trombotti (4): Haciendo sus primeros pasos en primera se llevó un triple del Palacio. Le pudo pesar el marco. Vincent (5): La quiso siempre, prendido en defensa. Yozzi (4): No cambió el panorama. Pereira, Piscaglia, Traversa y Florio (-): Pocos minutos en cancha. Arhancet (2): Su equipo salió dormido las dos veces que salió del vestuario. Por momento sin ideas a la hora de atacar y sufrió permanentes corridas. Acortó la rotación y se quedó sin resto.

_______________________

Lo destacado

Se consiguió la mayor diferencia en lo que va del torneo y ante uno de los que parece estar en la conversación por el segundo ascenso. La rotación terminó siendo fundamental. Cuando salieron piezas claves, todo ingreso rindió a la par del un equipo que no perdió la intensidad, defendió de 10, corrió y ante defensa plantada encontró siempre buenas situaciones para tirar. Todos los que entraron aportaron y estuvieron a tono de esta máquina a carbón que sigue expresa y sin frenos en su paso por tercera.

Lo distinto

El hincha de Peñarol vivía momentos de nervios en el correr del primer tiempo. No por el partido que parecía no tener complicaciones, sino porque llegaban noticias de Maldonado que decían que el equipo de fútbol podía ser líder de la tabla anual. La gente pendiente más del celular que del partido y cuando el juego en el este finalizó, se desató el mayor momento de locura de la parcialidad aurinegra. En eso se vino Yale y se puso a 6, pero el equipo dentro también se contagió y quebró rápidamente el juego. Doble alegría para el Manya en la noche del domingo.