Estimado Rubén,

Antes que nada quería agradecerte, porque es un honor y un orgullo que un entrenador con tu trayectoria acepte el desafío de dirigir a Uruguay.

Sé que te fueron a buscar con un objetivo concreto que es clasificar al Mundial. Quizá parezca poco para quien vio la palomita de Manu desde el banco en Atenas y tocó el cielo con las manos, pero estar en China 2019 sería un sueño para nosotros.

Ojalá puedas juntar a los mejores y hacerlos jugar de la mejor manera. Los que estuvieron en cada partido siempre dieron todo. Y te prometo que el apoyo de la gente va a estar, porque ya hemos demostrado que la pasión del uruguayo sobrevive a nuestros propios intentos de destruirnos.

Pero lo que de verdad necesitamos es tu experiencia. Necesitamos dejarnos influenciar por tu conocimiento. Precisamos cambiar en muchos estamentos y estoy seguro que en eso es donde más nos podes ayudar.

Dirigentes, entrenadores, jugadores, periodistas, hinchas, todos hemos colaborado a lastimar a este deporte, o como mínimo a que no se desarrolle como puede. Necesitamos una figura que nos una, que nos diga por dónde ir y espero que podamos abrir la cabeza, aprender y tener la humildad de cuestionarnos lo que hacemos creyendo que está bien.

Precisamos que el nivel de nuestra Liga crezca, que aparezcan más jugadores jóvenes, que los talentos se desarrollen mejor en unas formativas donde el ganar a cualquier precio no nos empobrezca técnicamente. Necesitamos dar pasos firmes para integrar al interior. Debemos hacer el esfuerzo de poner al deporte por delante de intereses individuales.

No todas son malas, Rubén. Hemos mejorado en algunas cosas. Vas a ser el segundo entrenador en poder trabajar en el CEFUBB, la casa de nuestras selecciones. Vas a encontrar muy buenos profesionales en algunos clubes, abiertos a intercambiar y sumar. Y vas a ver que hay jugadores de primer nivel, algunos consagrados, otros en su mejor momento, y otros en pleno desarrollo.

Ojalá podamos exprimirte. Que además de entrenar y dirigir a la mayor puedas aportar tu granito de arena a las selecciones formativas masculinas y femeninas, donde se ha mejorado y mucho. Que se puedan generar espacios de intercambio con entrenadores y dirigentes, en Montevideo y en el interior.

Me permito pedirle a todo el medio basquetbolístico uruguayo que seamos conscientes de la oportunidad que puede ser esto. Es imperioso aprovecharla. Paremos una vez de criticar por criticar. Tiremos todos para adelante desde el lugar que nos toca.

Sé que te estoy pidiendo mucho para cinco meses, que ojalá se estiren hasta China 2019, o mejor todavía, que clasificando o no podamos embarcarnos en un proyecto por un ciclo entero en que se pueda marcar un camino.

Desde ya gracias. Tu llegada nos renueva la esperanza.