Marcelo Signorelli, tras hablar en varios medios y aclarar lo sucedido, charló con Basquet Total en una nota distinta donde analizó su paso de dos años en la selección uruguaya. El, ahora, ex DT celeste habló de alegrías, tristezas, virtudes, arrepentimiento y hasta se animó a decir que: “No creo en una revancha como entrenador de Uruguay”.

Pasaron casi 24 horas de haber sido cesado. ¿Cómo las viviste?

A medida que va pasando el tiempo va cambiando todo, van bajando las pulsaciones, algunas declaraciones que no me gustaron. Lo importante es mantener el respeto y decir lo que pasó, pero hay cosas que escapan a mi, entonces tengo que tratar de no entrar en lo vulgar ni decir cosas que no vienen al caso.

¿Te sorprendió la decisión?

No, dado lo que venía sucediendo pensaba que esto podía pasar. No era el momento después de haberle ganado a México. Pero bueno, se dio así, aunque no estés de acuerdo debés aceptarlo igual.

En las redes sociales te apoyó mucha gente, incluidos entrenadores y jugadores, ¿Qué representa eso para vos?

Más allá de las redes sociales, la cantidad de colegas que me llamaron, la gente que me escribió, los jugadores, eso es lo lindo que te deja esta profesión, que sepan reconocer y darse cuenta de lo que pasó. Uno el apoyo no lo busca, se da por el profesionalismo, por la ética y por el diario vivir. Tengo que estar agradecido a toda la gente que en este momento me brinda un mensaje de aliento y apoyo.

El comunicado habla de “cambios en la conducción estratégica”, y de “sustentabilidad organizacional”, además Ricardo Vairo declaró que hubo falta de liderazgo, ¿Cómo tomás todo eso?

Puede ser. Es una opinión de Ricardo que la respeto, ya habíamos hablado de eso en la reunión donde intercambiamos puntos de vista, hablamos de roles, que algunos no estaban bien definidos. Pero eso ya es otro tema, aunque evidentemente respeto lo que él dice.

¿Creés que cumpliste la función de líder en la selección?

No es fácil aprender a ser líder, hay muchas clases de liderazgo, tres o cuatro, yo creo que tuve clase de liderazgo sin lugar a dudas. Traté siempre de componer, de juntar, de ayudar, capaz que me equivoqué, pero bueno. Como te decía, esto ya no se tiene que tornar vulgar y hay que mantener un nivel. El liderazgo mal o bien lo tuve en cuanto a resultados estrictos.

¿De qué te arrepentís?

Son muchas cosas de las que me arrepiento. Va pasando el tiempo y te van cayendo fichas, imágenes, historias, son errores que cometí, siempre hay más errores que aciertos y lo bueno es aprender para no volver a cometerlos si hay una nueva oportunidad de trabajo. Tengo que estar tranquilo que siempre di todo por la selección y siempre la puse por encima de todo y de todos. Asi que no tengo de que avergonzarme para nada.

¿Siempre tuviste la misma participación en las selecciones formativas o sentís que con el paso del tiempo la fuiste perdiendo?

Eso está claro. Al nombrar a Marcelo Capalbo como Coordinador de Formativas mi trabajo se vio mermado, así que me dediqué de lleno a la U21 y a la mayor.

¿Este pasaje te dejó más alegrías que decepciones o viceversa?

Fue una alegría enorme dirigir dos años a la selección. Ahora un dolor grande que ya sanará, como sana todo en la vida.

¿Cuál fue el momento que más te dolió y cuál fue el de mayor felicidad?

El de mayor felicidad fue la victoria contra Argentina en Olavarría, la primera oficial contra ellos de visitante. Y lo que más de dolió cuando me comunicaron que estaba cesado.

¿Cómo imaginabas que era ser el entrenador en jefe de Uruguay? Y, ahora que te toca irte tras haberlo vivido en la práctica, ¿cómo realmente es?

La realidad es todo lo que me habían dicho los entrenadores que estuvieron antes. Fue tal cual como me dijeron que iba a ser.

Si Uruguay termina clasificando a China, ¿qué tan responsable de ese logro va a ser Marcelo Signorelli?

No se. Lo dirán los jugadores, las estadísticas, la historia. Creo que una partecita voy a tener, pero sin dudas que los méritos se los llevará el entrenador que lo lleve a China.

¿Creés que en la interna ya tienen elegido el sustituto?

No tengo ni idea. No he hablado con Vairo de ese tema, tampoco me correspondía saberlo.

¿Imaginás un futuro con revancha como DT de Uruguay?

No creo. Después de esto, no. Tendrían que cambiar muchas cosas. No pienso ahora en la revancha, pienso en digerirlo, sellarlo y cerrarlo. Pero no creo que se de, ni en el corto, ni en el mediano, ni en el largo plazo.

¿Qué te quedó pendiente y qué no volverías a hacer?

Me quedó pendiente finalizar el contrato, sin dudas. Y hay un par de cosas que no volvería a hacer. No hubiera permitido lo de Leo (Zylbersztein) y me rodearía de gente de mi confianza.

¿Cómo ves al básquetbol uruguayo?

Falta mucha competencia internacional para que los chicos crezcan, sobre todos los U16/17. Que salgan a competir para que vean el verdadero nivel de la alta competencia, que no es el de la competencia interna.

Y la competencia interna…

No estoy de acuerdo para nada en como está diagramada. Debe haber tres meses de descanso absoluto que sean para que entrenen las selecciones. Y los torneos deben ser en simultáneo, sin dudas.

¿Fuiste feliz dirigiendo a Uruguay?

Sin dudas. Dirigir a Uruguay fue una felicidad absoluta, a pesar de todo.