Real Madrid venció a Baskonia y se proclamó campeón de la Supercopa de España. El equipo del uruguayo Jayson Granger había perdido la última final de la Liga ACB ante el conjunto merengue.

Los dirigidos por Pedro Martínez saltaron a la cancha con Jayson Granger, Matt Janning, Shavon Shields, Tornike Shengelia y el francés Vincent Poirier. Por su parte, los comandados por Pablo Laso comenzaron con Fabien Causeur, Sergio Llull, Jeff Taylor, Anthony Randolph y el caboverdiano Walter Tavares.

El encuentro disputado en el Multiusos Fontes do Sar de la ciudad de Santiago de Compostela, presentó un comienzo algo favorable al actual campeón de la Liga ACB, que de la mano de un inspirado Sergio Llull, lograba abrir una rápida ventaja de siete unidades (13-6). Con el correr de los minutos, los de Vitoria fueron realizando ajustes en defensa, que sumado al buen aporte en ataque de los internos Ilimane Diop y Vincent Poirier, les daba la posibilidad de emparejar las acciones. Los actuales vicecampeones de España siguieron de largo en el arranque del segundo periodo, llegando a sacar una renta de ocho puntos (36-28). En dicho pasaje fueron importantes desde el banco de suplentes Darrun Hilliard y el argentino Luca Vildoza, aportando intensidad en ambos costados de la cancha. Con Gustavo Ayón y Jaycee Carroll como principales exponentes ofensivos, los madrileños respondieron con un parcial de 12-0, para volver a pasar a comandar el electrónico. Con un triple de Jayson Granger, Baskonia logró marcharse al descanso largo al frente en cifras de 44 a 42.

En el tercer cuarto se pudo observar un trámite mucho más cerrado, en el cual por momentos las defensas superaban a los ataques. Los dirigidos por Pablo Laso comenzaron a lastimar en la zona pintada, sobre todo a través del mexicano Ayón, que cuando no podía anotar revertía la bola para los tiradores que se encontraban libres. Por su parte, los comandados por Pedro Martínez se hacían fuertes por intermedio de las penetraciones del norteamericano Shavon Shields. En el inicio del último cuarto apareció un protagonista que no estaba en los planes de nadie. El escolta esloveno Klemen Prepelic anotó 13 puntos prácticamente consecutivos, que le permitía a los merengues sacar siete puntos. Cuando parecía que Baskonia podía llegar a reaccionar, Facundo Campazzo se encargó de sentenciar el juego con un robo y una bandeja en contragolpe. Finalmente, Real Madrid se quedó con la victoria por 80 a 73 y de esa manera se consagró campeón de la Supercopa de España por quinta vez en su historia.

En el ganador se destacó la actuación de Sergio Llull, que convirtió 15 puntos, bien acompañado por Klemen Prepelic con 13 tantos (3/4 triples). Por el lado del perdedor, Shavon Shields terminó como máximo anotador con 14 unidades.

El base uruguayo Jayson Granger estuvo 11:17 minutos en cancha, en los cuales anotó 5 puntos (1/3 triples y 1/2 dobles), capturó 1 rebote y cometió 1 falta personal, para una valoración de 2.