Urunday Universitario jugando muy buen básquetbol derrotó 85-74 a Biguá y sumó un punto importante para meterse entre los cuatro mejores del certamen.

La noche comenzó accidentada, el encuentro inició 25 minutos más tarde de lo previsto y solo con Fabián Martínez de árbitro, el otro designado era Andrés Bartel, quien está en Colombia. De apuro llamaron a un sustituto que llegó promediando el segundo cuarto. Desprolijo.

El primero fue parejo, desde las intenciones era más colectivo Urunday, con buena conducción de Ignacio Morena el estudioso proponía ofensivas dinámicas que culminaban bien Gastón Martínez y Joaquín Pascual. Al Pato lo mantuvo en partido la buena actuación de Marcos Geller, el primer cuarto se fue 18-15 para el local.

Ya en el segundo se evidenciaron las diferencias. Siendo muy intensos en defensa los de Héctor Da Prá lograron puntos a campo abierto, además a Pascual se le sumó un enorme pasaje de Brian Silva. Biguá se hizo previsible y pese a la larga rotación Pablo Ibón no encontró soluciones. El estudioso sacó de juego a Hernán Álvarez y con algunos atrapes sobre el cierre de las posesiones obligó a pérdidas del rival. El 47-26 con que se fueron al descanso largo era elocuente.

En el tercero llegó la reacción de Biguá. Con Álvarez más suelto y crecimiento en el nivel de Nicolás Andreoli. Se llegó a poner a 14 el Pato. Pero en el peor momento del dueño de casa hubo un triple importante de Santiago Machado de gran segundo tiempo y un doble de Vega en la pintura. Pese a no repetir en el juego, la verde cerró 69-50 arriba el tercero.

En el cierre, por obligación el Pato tiró todo lo que tenía, forzando más que jugando. Pero nunca llegó a ponerse realmente en juego. Urunday recuperó tranquilidad y con eso retomó su mejor versión ofensiva, buscando con un pase extra al compañero mejor ubicado, varios destacaron en el estudioso que terminó ganando con oficio y así le propinó la tercera derrota en el torneo a Biguá. Los locales sumaron un punto clave en su aspiración de meterse entre los cuatro.