Cordón venció 80-64 a Larrañaga, se recompuso de la derrota ante Miramar y sigue como líder de El Metro.

Resumen del partido

Comenzó mejor Larrañaga, moviendo la pelota y encontrando goles a distancia de Roberson y Viana, además la visita dominaba el rebote ofensivo y Colman era agresivo atacando el aro. Cordón no estuvo ordenado, jugó ansioso, Bartesaghi no pudo tomar el control de ofensivas que se definían con muchos tiros de 6.75 sin éxito, los bajos porcentajes no mejoraron la lectura de juego, por lo que Pepusa Pérez y Dida debieron abrirse para recibir, y anotar. El albiceleste era superado y se fue siete abajo.

El segundo arrancó siendo una doma asesina durante 2.30, donde hasta los rugbiers que andaban por el Julio Zito quedaron asombrados de la lucha y la garra que se ponía para luchar cada pelota en el suelo. De básquetbol, poco. Palacios mandó a su equipo a defender en cuadrado-1 sobre Viana, pero Álvarez y Sánchez lastimaron a distancia. El milrayitas se manejaba bien defensivamente, no dejaba gravitar a los internos del rival y era muy superior en el juego. La distancia fue solo de cuatro puntos de cara al descanso largo por un enorme Renzo Lazzaroni que tiró del carro en el peor momento de su equipo en la noche e hizo que la charla del entretiempo fuera con partido parejo, cuando los méritos marcaban que Larra debió irse con mayor ventaja.

El complemento arrancó con un 10-0 de Cordón, que fue intenso atrás e inteligente adelante jugando para que Pepusa definiera en el mano a mano, ya que las ayudas no se soltaban. Pasó por seis el local y parecía que seguía de largo, pero con presión en toda la cancha y Sarni como líder recuperó la delantera la visita. De todas formas el encuentro volvió a ser desprolijo, en ese aspecto fue más inteligente el dueño de casa que poniendo la bola abajo y siendo certero en la línea se fue 50-47 arriba.

En último fue manejando siempre una renta cercana a los 10 puntos. Rachas de Della Mea y Dida, más una excelente lectura de juego por parte de Bartesaghi que creció muchísimo llevaron a que Cordón no perdiera la línea. Larrañaga tuvo rachas, algunas encaminadas por Roberson, pero nunca tuvo sustentos defensivos ni orden ofensivo como para llegar a igualar o pasar. Los de Palacios se fueron de orejitas paradas, terminaron con algún lujo y con una diferencia mayor a la que marcó el trámite.

UNO x UNO

CORDÓN

Bartesaghi (6): Levantó mucho en el 2T, sus buenos pasajes coincidieron con lo mejor del equipo. Della Mea (6): Rendidor, puntos importantes en momento de quiebre. Modernell (5): Mejor generando que anotando. Pérez (9): El Destacado. Dida (8): Asumió cuando la bola pesaba, liquidó el partido. Lazzaroni (7): Fue el mejor del peor momento. Fernández (5): Intermitente, inteligente para robar balones. Planells (5): Arrancó bien, lo complicaron cuando lo presionaron. Palacios (8): Le otorgó variantes tácticas a sus dirigidos para salir del mal momento, en el complemento jugó donde tenía la ventaja.

LARRAÑAGA

Viana (4): Arrancó bien y se apagó rápido. Colman (5): Luchador incansable. Roberson (5): Es demasiado lagunero para lo que necesitan de él. Álvarez (5): Venía bien hasta que Pepusa lo dominó por completo. Monteverde (4): Perdió atrás, sin confianza adelante. Sarni (5): Lideró la reacción del tercer cuarto, le dio intensidad pero no pudo hacer jugar al equipo. Sánchez (4): Una bomba y poco más. Suárez (4): No pudo liberarse para tirar. Ledanis (4): Entró a chocar, le sancionaron alguna falta que no fue y le sacaron minutos. Castro (-): Pocos minutos. Fernández (4): Su equipo no tuvo argumentos defensivos ni padrón de juego ofensivo en el segundo tiempo.

_______________________

Lo destacado

Los 27 puntos de Pepusa Pérez establecen que este lugar de la crónica de Basquet Total era para él. Pero eso no fue lo más “destacado” del ala pivot. Fue muy inteligente para leer el partido, desde su lugar supo cuando definir, cuando jugar físico, en que momentos asistir y hasta serenar a sus compañeros en pasajes donde la ventaja ameritaba bajar un cambio. Cerebro y experiencia en pos del colectivo. Desde su liderazgo goleador marcó el ritmo. “Y que le voy a hacer, la sigo rompiendo”, le dice claramente a Laulhe en el momento de la foto.

Lo distinto

Roberson no viene teniendo un nivel regular en los últimos partidos, por eso la gente de Larrañaga hace lo posible por levantale el ánimo. Una chica en la tribuna le gritaba “Go, Lamar, Go” para darle ánimo cada vez que el extranjero iba a ingresar al campo. El foráneo no jugó del todo bien, pero ella alentó como se debía. Una despegada.

Galería de Fotos