Joaquín Borrallo trabajó muchísimo para el equipo a lo largo del Sudamericano y tras colgarse la medalla de bronce dialogó con Básquet Total sobre lo vivido.

El interno comenzó hablando del logro obtenido: “La sensación es de alegría por haber conseguido un podio, si bien todo el equipo quería llegar a la final y estuvimos a un paso, se nos fue por detalles del partido. Estoy muy contento, fue una revancha, algo que hace años no pasaba y es muy positivo para el básquetbol uruguayo”.

El partido definitorio ante Chile se resolvió con mayor facilidad de la esperada, y una gran ventaja en el marcador. Al respecto Joaquín explicó: “La diferencia estuvo en la intensidad defensiva que pusimos, y también que conocernos tanto por haber jugado tres partidos en una semana, llevó a conocer sus armas y con el trabajo de scouting del cuerpo técnico pudimos anular a Haase, Arroyo y Herrera que eran sus pilares y conseguir este resultado”.

El oriundo de Goes, que defiende a Colón en El Metro, tuvo misiones complicadas al enfrentar jugadores más grandes, pero salió airoso de ellas: “Tenemos desventaja física, los internos no tenemos la misma talla y peso que otras selecciones, pero con voluntad, garra y corazón, más una defensa de equipo en donde los cinco que están en cancha están siempre comprometidos con el plan de juego, sabíamos que podíamos ganar. Así fue que le hicimos partido a Brasil y Argentina, y le ganamos el bronce a Chile”.

Al evaluar su performance a lo largo de este torneo Joaquín resaltó que todos los jugadores conocían su papel en este equipo: “Me vi bien, defensivamente creo que hice un torneo muy bueno, encontré un rol en el equipo que no pasaba tanto por anotar ya que siempre teníamos otros jugadores encendidos, sino por defender y hacer el trabajo de rol. Estoy contento por eso, se consiguió un podio y el objetivo grupal siempre es más importante que lo personal”.

A nivel de equipo Borrallo destacó el proceso de trabajo: “La evaluación es buena, nos vamos con un podio y hay que seguir creciendo y progresando, continuar trabajando así y todavía mejor. Mejorar la competencia interna también va a ayudar. Este proceso de selección está trabajando muy bien y eso va a traer en el futuro sus resultados”.

Para terminar, nos dejó su reflexión luego de una intensa semana y pensando en el futuro de la celeste: “Nos falta para poder llegar al nivel de otras selecciones, especialmente en cuanto a infraestructura y a la competencia interna, pero quedó demostrado que hay talento y potencial en estas generaciones. Saber que sos parte de esto te deja muy contento y con ganas de seguir mejorando y metiéndole”.