En un partido bárbaro y con una remontada épica en el final, Larrañaga venció a Cordón y se aseguró un puesto entre los 8.

Resumen del partido

En el arranque del partido el juego fue muy parejo. Larrañaga lastimó desde Monteverde y a Cordón le costó cerrar su cerco reboteador. Rompimientos de Viana dejaron suelto Roberson y los de Fernandez arrancaron arriba. Sin embargo y rápidamente, Pepusa Pérez comenzó a desnivelar y ser prácticamente imbancable para la defensa milrayita, sumado al buen pasaje de Dida, Cordón se fue arriba los primeros diez minutos de basquet. En el segundo la paridad continuó. Ledanis tuvo un buen ingreso para bancar al brasileño de los de Palacios y a pesar de que en ofensiva no lució, en defensa laburó a destajo. En ese chico hubo buenos minutos de Modernell y un correcto ingreso de Sanchez en el local. Tal paridad fue reflejada en el marcador y el encuentro se fue en tablas al descanso largo.

El segundo tuvo de todo. Larrañaga comenzó defendiendo en zona y complicando a la visita que no encontraba gol de afuera ni podía desnivelar con Dida. Corrió la cancha y lastimó. Sin embargo, rápidamente se quedó sin gol. Erró penales y tuvo muchos errores no forzados que le dieron metros a su rival para definir de contra. Además, ese pasaje fue otra enorme muestra de clase de Pepusa que hizo levantar a sus hinchas de los fríos asientos de Olivol Mundial. Cordón sacó cinco puntos y se fue al último período insinuando lo que se venía. Y en el primer tramo del chico final no decepcionó. Alejandro Perez siguió generando aplausos, Planells se sumó a la fiesta con un par de triples y en un abrir y cerrar de ojos, los de la calle Galicia estaban 13 arriba a falta de 6 minutos. Sin embargo ya nada sería igual. A partir de ahí un 20-4 por parte de los de Fernandez dieron vuelta el partido. De la mano de un enorme Lamar Roberson y con grandes aportes de Viana y Sanchez, los de la calle Francisco Simón hicieron creer a su público de una posible remontada. Y vaya que lo lograron. Sacandole el máximo jugo a los errores tontos de Cordón en salida, y defendiendo cada pelota como la última, el milrayita aseguró con el libres en el final y algo de fortuna tras libres y triples errados por parte de su rival, asegurarse el triunfo que los colocó entre los ocho mejores del torneo.

UNO x UNO

LARRAÑAGA

Viana (6): Sin asumir tanto, fue el eje del equipo. Colman (5): Un peón de lujo. Casi doble-doble. Suarez (4): Poco aporte. Monteverde (5): En su desprolijdad, sacó rédito de ir e ir. Roberson (8): Asumió toda la noche. Le cambiaron la marca e igual lastimó. Sanchez (6): Crucial en la reacción con rompimientos y presión defensiva. Ledanis (3): Le costó entrar en juego en ambos costados. Castro (4): Ganó minutos por la baja de Sarni y no desentonó. Fernández (7): El 1C se vio a las claras un gran trabajo de scouting. Supo mandar la presión en toda la cancha en el momento justo.

CORDÓN

Pérez (7): Líder ofensivo de Cordón. Su tiro de cuarta nunca estuvo tan fino. Bartesaghi (4): No pudo imponer el ritmo del partido ni anotar. Dida (6): Con su voluntad de siempre, lastimó cuando se la dieron. Della Mea (5): Aportó en varios rubros pero falló en los momentos finales. Modernell (5): Una de cal y una de arena casi toda la noche. Lazzaroni (3): Poco fino. Fernández (3): Menos minutos de lo habitual. Plannels (4): Poca seguridad en el manejo. Djelattian (-): Pocos minutos. Palacios (5): Impuso una defensa cuadrado-1 que dio réditos, pero no pudo dotar de variantes ofensivas a su equipo cuando más trabado estuvo.

_______________________

Lo destacado

Con su equipo 13 abajo en el marcador y 6 minutos para finalizar el juego, Lamar Roberson fue el responsable de que Larrañaga diera vuelta las acciones y terminara festejando un pasaje a jugar entre los ocho mejores. Con 8 puntos en el último cuarto y 24 en el global, lo del extranjero fue superlativo para llevarse el punto. Además le sumó 6 rebotes y 7 faltas recibidas, para visitar 11 veces la línea de libres. Casi nada…

Lo distinto

Gonzalo Fernández arrancó así el juego de esta noche. Con una sonrisa y un par de guantes. Cosas que perdió rápidamente por el stress de dirigir un partido tan importante, que definía si su equipo jugaba arriba o abajo. Lo de la sonrisa podemos entenderlo Gonza, no debe ser fácil estar afuera y saber que tu equipo se juega cosas tan importantes, pero con el frío que hacía en Olivol, los guantes al menos los hubieras pasado para los integrantes de Basquet Total que estábamos cerca…