Biguá venció a Trouville por 72-61 en Juveniles en el retorno del campeonato de Formativas y retomó vuelo de gran manera, el sábado en Villa Biarritz.

El encuentro fue parejo, en un principio con Biguá defendiendo en zona, jugando desde el pick de Hernán Álvarez y el peso en la pintura de Juan Martín Cajelli. El rojo de Pocitos por su parte tuvo buena conducción de Mauro Frattini, sumado a la participación de Nicolás Calone y Yannick Rossano, para un primer cuarto intenso, favorable a los de Pablo Morales, 18-15.

Trouville comenzó flojo el segundo cuarto, excediéndose en el tiro desde de los 6,75 y rápidamente aprovechó Álvarez en el conjunto de Pablo Ibón, quien hizo su debut como entrenador del local. El Pato volvió a la marca personal y en el cierre comenzó a perder las referencias tras las cortinas, con lo que el rojo de Chucarro recuperó la ventaja antes del descanso, 29-25.

Frattini volvió a ser de lo mejor en la tercera parte, con mucho gol y movimiento desde el eje. Pero como a lo largo de todo el partido, Álvarez apareció en los momentos más necesitados para esfumar la ventaja y a poco del final con fundamental actuación de Marcos Geller pasó Biguá arriba por uno. La diferencia física fue determinante, por lo que Trouville tuvo que cambiar su estrategia ofensiva, recurrir al tiro exterior o media distancia, y así recuperaron la ventaja, 43-42.

En el complemento, Sebastián Schwarz entró con una mano ‘asesina’ para meter tres triples consecutivos, pero respondió por la misma vía Geller, más alguna intervención de Manuel Saavedra, para empatar en 55 a poco del final. En el momento más dramático del cotejo, con Nicolás Andreoli encendido, un parcial de 11-0 del Pato cerró el telón y fue debut victorioso con Ibón al mando, 72-61.

La próxima fecha, Biguá deberá visitar a Defensor Sporting, mientras que Trouville volverá al barrio Pocitos para recibir a Malvín.

 

Nota con Nicolás Andreoli

“Fuimos subiendo la intensidad a medida que corría el partido, sobre todo en la defensa que entramos desconcentrados al principio. Fue eso, más lo que afectó el principio al haber un cambio de entrenador, no entrenamos todo el equipo en conjunto, por ende, no estamos del todo finos, pero nos vamos a ir adaptando y terminar muy bien el campeonato”, comenzó manifestando.

Habló sobre cómo se adapta el plantel al manejo de Pablo Ibón: “Bien. Es un buen entrenador, todavía no lo conocemos muy bien, pero está mostrando su estilo de práctica y dirigir, cosa que al menos a mí me gusta. De todas formas el “Sapo” (Rovira) no se fue de Biguá, está en el Primero, así que no es una despedida, lo vamos a seguir viendo, es un paso más para él y no un adiós”.

En lo personal tuvo un comienzo flojo, pero un gran cierre: “Mi segundo tiempo fue bastante mejor que el primero, conforme por cómo se dio. Vengo de unas lesiones, por eso también me costó entrar en el partido”.

Nicolás llegó a formar parte del seleccionado U21 que jugará el Sudamericano, habló sobre eso y dejó un saludo para los que sí viajan: “Yo desde el momento que me cortaron, al principio estuve medio bajoneado pero después lo tomé como una meta. Tengo que mejorar, porque todavía no era del todo bueno para estar ahí. Les deseo la mejor de la suerte a todos los que van a viajar al campeonato de Salta y espero en un par de años o en el que viene, poder formar parte de ese plantel”.