Germán Cortizas analiza el juego de locos, con dos alargues, que le dio el triunfo a Malvín sobre Defensor para poner la serie 2-1.

Hubo un cambio en la formación de Malvín con el ingreso de McGuire para frenar a Walker, que no tuvo un buen primer tiempo. El extranjero playero todavía no está bien aceitado, juega a otra cosa de lo que juega el equipo, pero tiene brazos largos, es muy atlético y en la defensa fue importante.

Salvo esa diferencia, las referencias defensivas fueron las mismas que en partidos anteriores. Dotti intentó presionar a Cabot para sacarlo del juego, sabiendo que es un jugador más anotador que generador.

En el primer cuarto tiraron los dos equipos mucho de 6.75, 0/9 entre los dos en cinco minutos y 3/16 en el chico -todos anotados por Malvín-. Para el segundo período López mandó a Santiso sobre Gaines, y también le dio descanso al 1/2 (primero Cabot, luego Mazzarino). El Pitu defendió presionando mucho pero también es el más base de los perimetrales, ordenó y marcó los tiempos del partido. Cabot liberado en el escolta fue importante. Malvín mejoró los porcentajes y ahí sacó su ventaja.

Para el segundo tiempo, el fusionado lo trajo mejorando el tiro de tres puntos y tomando los rebotes ofensivos.Además fue inteligente para aprovechar el punto más flaco de Hatila que es la defensa de los picks, se queda profundo con Wachsmann, le flota porque no es buen tirador pero eso dificulta trabajar la defensa sobre las cortinas. Si bien Malvín persigue y el brasileño contiene adentro porque es muy grande, cuando el pick es alto le queda un tiro cómodo a los perimetrales de Defensor. En el momento de la remontada Ponce decidió darle descanso a Gaines y toda la diferencia que había descontado, la volvió a perder.

Defensor en los picks laterales con Mazzarino jugó un step, mientras que en los picks centrales contuvo adentro y pasó por arriba. Pese a la quinta de Walker, el equipo mejoró y uso un 17-4 para forzar el alargue.

En los dos suplementarios asumió mucho y bien McGuire. Defensor encontró buenos minutos de Dotti. Los dos tomaron muchos tiros abiertos porque fisicamente estaban cansados, equivocaron procedimientos. En el momento cumbre Mazzarino asumió, marcó la categoría que tiene y definió el partido, junto a Hatila fueron los pilares pese a que McGuire anotó muchos puntos (20).

Se hizo un partido intercambiado, a lo que Defensor quiere llevar la serie.De ida y vuelta, correr mucho, entreverado, con defensas en todo el campo. Malvín cayó en eso sin jugar posesiones largas que es lo que más le conviene. Los de López ganaron sin jugar a lo que mejor le sale, siendo real por más que sea contradictorio. La clave fue la diferencia de porcentajes, el fusionado tuvo 12% de tiros de 6.75. Si bien los procentajes habían sido flojos en el año, esta vez estuvo por debajo, eso lo tiene que mejorar.

Malvín tuvo 18 pérdidas y Defensor 10, otro número que va de acuerdo a lo que fue la temporada. El playero pese a ser un equipo ordenado pierde muchos balones, quizás porque no tiene un base titular natural. Cabot jugó muchos años de escolta y muchas veces sufre volver al “1”.

Hay que destacar a Wachsmann y Hatila. Toman rebotes, cortinan tiradores, juegan el pick central. Cada uno campturó 22 rebotes. Una locura.

Malvín debe mejorar el balance, porque le corren mucho la cancha y tiene que intentar tomar mejores tiros. Aunque sigue teniendo aportes claves de la banca. Santiso, Souberbielle y Pomoli tuvieron actuaciones importantes cada uno en su rol.

Defensor debe mejorar los porcentajes, en semifinales no puede sostenerlos. Sigue siendo muy aguerrido, capaz de reducir diferencias que le saca su rival y llevando los encuentros a finales cerrados.