El entrenador de Olivol Mundial, Javier Sánchez habló con Basquet Total tras el triunfo ante Paysandú que lo dejó a un paso de la final que se disputará el sábado ante Lagomar en La Bombonerita de Millán y Sitio Grande.

De atrás el equipo ganó un punto fundamental: “El punto de hoy para nosotros era la vida, sino el partido con Lagomar era para cumplir con los papeles. Hoy se nos dio el triunfo, hicimos lo que teníamos que hacer si bien entramos medios des concentrados, al final nos llevamos el punto que es el oxigeno que tenemos para jugarnos la vida con Lagomar el sábado”.

Justamente este triunfo sumado a lo conseguido durante el año le permitió al Mundialista jugarse la final del ascenso directo el sábado con el elenco de la Costa de Oro: “Nuestra primera rueda fue un poco atípica en un torneo que en poco tiempo jugas muchas fechas y donde todos los equipos te salen a ganar y matar. A su vez no hay scouting, lo que hace que el certamen sea difícil, no sabes con que jugadores te vas a encontrar y eso hace que sea complicado plantear defensas, hace un juego entreverado y eso es típico de esta divisional. Lo que es destacado es que todos los equipos tienen dos o tres jugadores buenos lo que hace que se vean lindos y duros partidos.A nosotros todos nos salían a ganar, más siendo un cuadro que se armó para el ascenso y como siempre ganábamos todos los partidos al final y de manera cerrada, sobre todo en la primera rueda, hacía que los rivales nos fueran a jugar con otra cabeza a nosotros que a Lagomar. En la segunda ronda revertimos esa situación, hicimos marcadores más abultados lo que reflejaba más con lo que era nuestro equipo en comparación con los demás, con laburo y el paso del tiempo nos comenzamos a conocer mejor ya que es difícil formar un equipo que funcione como tal en dos meses de trabajo y en este campeonato muy complicado pero lo bueno es que nos agarra en un gran momento en la etapa más caliente del certamen y haber abrochado todos estos puntos para llegar a la final con Lagomar es muy importante para nosotros”.

En cuanto a este partido con Paysandú analizó: “Tuvimos un primer cuarto horrible donde recibimos 21 puntos algo que no nos gusta para nada, después ajustamos la defensa y los aportes del banco nos vinieron bien para abrir la defensa de ellos que estaba bastante cerrada. Allí pudimos encontrar las claves y también tuvimos un poco más de serenidad para jugar, no apurarnos tanto en las ofensivas y encontrar el mejor tiro posible ya que en el 5 x 5 estabamos mejor”.

Los de Millán y Sitio Grande ya trabajan pensando en el sábado: “Vamos a estar trabajando pensando en la final. Este campeonato no tiene descanso y el sábado nos jugamos el ascenso, la vida, el partido más importante del año.Contamos con un cuerpo técnico brillante con Cabral y el profe Uturburo que son profesionales de puta madre y por ese lado estamos tranquilos, los jugadores están más que motivados y no precisan motivación externa, es el partido más importante que tenemos y no te voy a mentir pero quedamos con la espina de lo que fue la primera rueda pensamos que esa no es la diferencia que existe entre estos dos equipos, se puede ganar o perder pero no esa diferencia grande y obviamente queremos salir campeones ahora mismo. Si bien nos conformamos o quizás no con el ascenso, queremos salir campeón el sábado”.

Sánchez es un entrenador joven y no muy conocido en nuestro país, trabajó mucho tiempo en Colombia y recibió la confianza de Olivol Mundial para hacerse cargo del plantel principal, “La confianza me la dio Fernando Cabral con quien trabajo y es quien lleva adelante la coordinación deportiva del club y fue el primero que pensó en mí para laburar a la par de él. Tengo 26 años y soy muy joven quizás pero me apoyo mucho en mis compañeros, trabajamos a la par, somos bastante unidos y eso es la clave para que las cosas salgan bien y poder transmitirle a los jugadores lo que le queremos transmitir”.