Con el Apertura prácticamente terminado, realizamos la primera evaluación de la participación de los Sub 23 en la Liga Uruguaya. En lo positivo encontramos 30 jugadores con activa participación, pero también preocupa como varios de ellos han disminuido la misma en los últimos juegos.

Los criterios utilizados para este informe fueron dos: que el jugador haya ingresado en más de la mitad de los partidos disputados por su equipo, y que haya promediado al menos cuatro minutos en los mismos.

 

El Top 10 de participación

El jugador con más minutos es Salvador Zanotta (35’), seguido por Martín Perdomo (31’). En un segundo escalón se encuentran Martín Trelles (22’), Agustín Da Costa (21’) y Juan Viana (20’). Para cerrar este selecto grupo están Maximiliano Botta, Edison Espinoza, Mateo Sarni (17’), Gonzalo Rivas y Agustín Cabillón (15’). Un aspecto que resalta es que de los diez la mitad se encuentran en su último año de Sub 23.

Bohemios y Aguada, los extremos

Hay realidades diametralmente opuestas según la institución, y si de extremos hablamos encontramos por un lado a Bohemios (cinco jugadores que entre todos suman más del 50% de los minutos totales del equipo) y en el otro a Aguada (sin jugadores Sub 23 en su rotación, a pesar de haber hecho varias incorporaciones).

Bohemios es un caso extraño, ya que si bien sus jóvenes tienen activa participación, al ir al análisis de cada uno se encuentra por ejemplo que Terra promedia menos minutos que los que tuvo la Liga pasada en Welcome, Martín Trelles ha bajado sus minutos considerablemente y Bernardo Barrera no está en la rotación directamente.

Si bien el segundo equipo en participación de jóvenes es Hebraica Macabi, el número puede engañar ya que de los 48 minutos que tienen los Sub 23, 35 de ellos son consumidos por Zanotta. Olimpia le sigue con 35 minutos entre Viana y Cabillón.

Yendo a la otra punta, llama la atención lo de Malvín. El equipo de Pablo López tiene un buen nivel de Sub 23, pero apenas Emiliano Serres entra en su rotación con casi nueve minutos por partido.

Ante ausencias, los “pibes” a la cancha

Biguá y Urunday tuvieron realidades similares. En el inicio de la Liga dieron varios minutos a sus Sub 23 por lesiones o temas con sus extranjeros y luego bajaron mucho sus minutos, o incluso dejaron de ser tenidos en cuenta.

El caso del “Pato” es el más llamativo ya que Álvarez, Jones y Rojas mostraron altos rendimientos cuando tuvieron la oportunidad y en los últimos juegos tuvieron escasa o nula participación.

En Trouville pasó algo similar por haber comenzado la LUB con un solo extranjero. La llegada de Brown dejó fuera de la rotación a Santiago Massa (el Sub 23 con mejor efectividad y porcentaje en triples) y bajó los minutos de Galletto o Mayora, según cada partido.

Estirar la rotación para dar intensidad

Desde la llegada de Álvaro Ponce, Defensor Sporting muestra un plantel largo y una rotación extensa. A nivel de Sub 23 tiene casi 18 minutos entre Comas, Asaravicius y Xavier.

Tras el cambio de entrenador Goes ha crecido en los minutos de sus jóvenes y reparte casi 20 minutos entre Wohlwend y Borralo. De hecho el base tiene apenas cinco presencias en la Liga (lo consideramos igual por haber cambiado su rol de la mano de Reig).

Los que vinieron de otras instituciones

En Nacional, Larre Borges y Welcome los Sub 23 que entran en la rotación son aquellos que no son del club pero por temas reglamentarios no ocupan ficha mayor.

El aurinegro supera los 30 minutos entre Mayora y Botta. El “Bolso” tiene casi 27 minutos por juego entre los milrayitas Sarni y Álvarez. Por su parte la “W” de Espíndola tiene en Gonzalo Rivas más de 15 minutos por encuentro.

Los benjamines de la Liga

Diez de los treinta jugadores son generación 95, luego de lo cual hay 6 por generación (96, 97 y 98). Los dos jugadores más jóvenes de la LUB son Hernán Álvarez (99) e Ignacio Morena (2000), quienes seguirán siendo juveniles la próxima temporada.

 

Ojalá sean cada vez más los que entran en la rotación y sus minutos. Del crecimiento de los jóvenes en la Liga Uruguaya depende el crecimiento de nuestro básquetbol.