Trouville tuvo una gran noche en su vuelta a Chucarro donde vapuleó a Bohemios. Tras el encuentro hablamos con una de las figuras del rojo, Nicolás Catalá.

El equipo de Álvaro Tito fue dominador del encuentro desde el principio, y ya en la primera mitad liquidó el encuentro. Sobre esto, el alero comentó: “Teníamos que salir fuertes, por la gente, por la inauguración, por todo lo que costó hacer esta cancha que quedó divina. Por suerte salió todo lo que pensábamos y más.”

Trouville siguió rotando y todos los jugadores del banco aportaron por lo cual la diferencia se estiró continuamente: “Tenemos un plantel largo y lo que queremos es eso, poder rotar y jugar.”

Catalá se refirió también a los extranjeros del equipo, comenzando por Todd Brown quien jugó su segundo partido en la institución: “Tiene una calidad bárbara. Sabe jugar, tiene muy buena mano y es versátil. Nos ayuda mucho.” El ex-Bohemios destacó también la labor de Benjamin Puckett tanto adentro como afuera de la cancha: “Es uno más, es muy bueno para el grupo, es compañero, y adentro de la cancha hace lo que tiene que hacer. No se sale del libreto y nos ayuda en cada partido.”

Este partido sirvió para que el local alcance al albimarrón en la tabla de posiciones, en la parte baja de la tabla. Sin embargo la meta del plantel está puesta más arriba: “Nosotros arrancamos más o menos, pero seguimos con  el objetivo de meternos entre los ocho. Si ganamos estos partidos en casa nos vamos a meter en la pelea arriba.”

“Hoy nos entraron todas las pelotas que no nos habían entrado en los partidos anteriores. Esperemos que sea la cancha y que siga así. Ahora tenemos tres partidos más de local y esperemos jugar igual”, reflexionó Catalá.

Para terminar, Nicolás fue contundente sobre las aspiraciones del equipo para la Liga 2017/18: “Trouville siempre está arriba, peleando entre los cuatro o cinco mejores de la Liga. Queremos seguir con esa tendencia.”