Biguá cosechó una victoria importante sobre el último campeón Hebraica y Macabi con un muy buen rendimiento de Mauricio Aguiar que anotó 30 puntos y finalizado el juego dejó su testimonio.

El triunfo le sirvió para acomodar el barco del pato en este comienzo poco oportuno para el conjunto de Villa Biarritz: “Veníamos de dos derrotas consecutivas,de un arranque complicado en cuanto a las lesiones y la inclusión de Oriakhi. El partido pasado recién jugamos con el equipo completo y es claro también que el equipo tiene que agarrar ritmo de jugar juntos. Lo importante es que el equipo va jugando mejor”.

“Eramos conscientes que lo que hicimos en el inicio no alcanzaba y había que redoblar esfuerzos. Salimos mentalizados no solo en jugar mejor sino que en ganar y llevarnos el punto” acentuó acerca de la diferencia en el juego que se vio en el primer tiempo y lo distinto del segundo.

De lo que significa Oriakhi en el plantel: “Es tremendo jugador, tuvo una lesión que le llevó dos meses, hacía tres que no jugaba por ende cinco meses en total parado. Se está acomodando, si bien le falta se ve que es un caballo adentro de la cancha”.

Antes de retirarse, Aguiar fue claro con la actualidad de su equipo y el rendimiento: “No se si fue un mal momento, son partidos, tuvimos errores de equipo que no se conoce del todo y que no pueden pasar. Pero como decía, nos vamos conociendo, agarrando ritmo y si seguimos ganando bienvenido sea”