En un partido para el infarto, Marne derrotó agónicamente a 25 de Agosto por 75-74 y de esta forma logró sumar su segundo triunfo en el campeonato.

La poca efectividad y las malas decisiones en ataque predominaron en el inicio. Marne apostando en lo individual, colocándole la bola a McNeal, quien sacó rédito en la pintura. Por su parte, la visita mostró un juego más colectivo y encontró en los hermanos Álvarez triples que fueron fundamentales para cerrar el primero 19-13.

Superlativa actuación del foráneo locatario, que continuó siendo imparable debido a la falta de un extranjero rival. Ahí estaba el partido para el tifón,  pero por momentos no supo leerlo de forma correcta y lo pago caro. El león con buena movilidad de balón fue superior, Jorge Trindade lastimó abajo y la doble base Koster-Mayora gravitó para irse al descanso largo 37-27.

En el complemento el trámite del juego cambió considerablemente. El tifón salió con otra actitud en defensa y esta vez logró leer bien el juego, encontrando en su extranjero un nivel superlativo. La visita se fue apagando y poco a poco perdiendo la diferencia. La polémica llegó a Simón Bolívar cuando Rodrigo Cardozo lanzó de tres y fue fauleado, lo que correspondía a tres lanzamientos libres, sin embargo los jueces sancionaron dos tiros porque aparentemente el alero habría pisado la línea. Lo cierto es que el propio jugador puso solamente el segundo para sacar tres de renta y fue Borrallo quien contestó de la misma forma para achicar a uno y posteriormente un doble de Crócano igualó las acciones en 57 al cierre del tercer cuarto.

El gimnasio tomó un clima de pura ebullición y protestas, haciendo al partido muy intenso. Los últimos diez minutos fueron infartantes. El local comenzó mejor y de la mano de McNeal abrió cinco, 25 se recuperó y tras buen ingreso de Barrera logró pasar. De ahí en más, el score se alternó constantemente. A falta de 1.30, con Jorge Trindade como gran responsable el León sacó cinco. A pesar de ello, los dirigidos por Espíndola cayeron automáticamente y no lograron anotar nunca más.

Joaquín Borrallo fue a la línea, concretando dos libres que fueron fundamentales. El tifón siguió de largo y McNeal convirtió cuatro puntos vitales para pasar al frente por uno a falta de 12 segundos. La bola la tuvo la visita y pudo igualar, o hasta pasar, pero perdió su oportunidad y tras un lanzamiento fallado el foráneo tomó el rebote y fue cortado. El propio americano falló el primero y el segundo tiró a errar porque ya no había tiempo para nada. El dueño de casa se hizo fuerte y sopló más que nunca, se impuso 75-74 y consiguió un nuevo triunfo, sumando el tercero en el campeonato.

Estadísticas oficiales