A un año de su centenario, Atenas sigue ganando y superando los cien puntos. Esta vez, venció 107-94 a Miramar.
Por Marcel Rigali

Lindo marco de público se presentó a la calle Santiago de Chile en una fría noche de Metro. Un repetido episodio en el aro que da a dicha calle, retrasó 15 minutos el inicio del juego. A ambos equipos pareció afectarles las ganas de que arrancara. Tras un calentamiento de más de media hora, las muñecas estaban encendidas. Por los locales Mateo Pose y Zubiaurre pusieron triples, mientras que por el otro lado, quienes trajeron las bombas fueron Masner y Nicoletti.

Los de Palermo empezaron a sacar ventaja adentro, con buenas penetraciones de Danridge y el aporte de Pomoli y Catalá, los dirigidos por Frydman empezaron a abrir una pequeña luz en el tanteador. La única hinchada que pudo estar presente en el partido, comenzó a hacerse sentir, calentando el ambiente ante la fría noche montevideana.

Miramar, que inició a puro triple, cambió el plan de juego. Intentó poner la pelota abajo y Fahnbulleh puso sus puntos. Pero el juego de los monos se hizo muy predecible, los albicelestes pusieron a Galeano, para contrarrestarlo y dio soluciones. Yaquinta mandó a la cancha a Asaravicius, que fue importante, colocando sus puntos, pero no lo suficiente como para traerlo. Atenas se volvió una maquinita tan bien aceitada, que cada pieza que entró, rindió a la par del equipo. Así, Santiso entró y puso un triple para que las alas negras abrieran 15 de renta (27-12). Sin embargo, los dirigidos por Yaquinta cerraron un cuarto capicúa, con triples de Nicoletti y Masner, como al inicio (27-18).

El arranque de los segundos diez fue parejo, con la visita lastimando con Fanbulleh, y los locales mostrando un buen juego colectivo en donde se lucieron Santiso y Zubiaurre. Yaquinta intentó acercarse en el marcador mandando a Nessi a la cancha, que entró con un triple, pero Galeano respondió con la misma moneda (43-27), obligando al minuto de el entrenador de los monos.

Con su extranjero prácticamente como única arma ofensiva, los de la calle Santiago Gadea lograron a achicar a 12 (52-40). Pero tras un minuto de Frydman, Atenas volvió a despertar, con un doble y falta de Danridge, que hizo explotar a la hinchada. A pesar de los 18 de Fahnbulleh, Miramar se fue al descanso largo 60-44 abajo, ante un rival, que ya tenía a tres de sus perímetrales, Santiso, Zubiaurre y Danridge, con doble dígito en puntos. El score alto se reflejó en los porcentajes, con los parciales vencedores con 63% en tiros de campo, y 7/15 en triples.

Con un arranque en el que el goleo fue monopolizado por Danridge y Zubiaurre, los palermitanos lograron abrir una máxima de 21 (78-57) a falta cuatro minutos para cerrar el tercer chico. Corriendo la cancha y con jugadas con muchos pases, el equipo logró interrumpir el incesante canto de su hinchada, para dar paso a los aplausos por el excelente juego que hasta el momento estaba demostrando el equipo. Los cebritas intentaron reaccionar, pero siempre que se pusieron a tiro, los albicelestes respondieron con bombas, haciendo explotar la ilusión visitante de traer el juego. Así, ganando, gustando y goleando, los de Frydman se fueron al descanso corto 86-68 arriba.

Parecía que el último cuarto iba a sobrar y que lo único que iba a hacer era demorar la vuelta de los espectadores a sus casas, como los 15 iniciales por el problema con el aro. Pero la rebeldía de Miramar, le mostró a la gran mayoría de los presentes que estaban equivocados. El arranque mostró a un Atenas tremendamente eficaz de tres, con dos bombas de Catalá y una de Mateo Pose, mientras que el mono a penas pudo mantener la diferencia con lo hecho adentro por Fahnbulleh y Blankson. Pero, viendo que se le escapaba el juego, los de Yaquinta empezaron a buscar agua con los triples y los encontraron en manos de Nicoletti y Trelles, para achicar a 12 a falta 6:18 para el final. Tras minuto de Frydman, apareció Danridge con una hundida que volvió a levantar a su hinchada.

Pero a partir de la centena, los de Palermo empezaron a quedarse sin gol. Esto lo aprovechó Miramar, ante pitazos que molestaron a los hinchas y jugadores, entendiendo que había caminar antes de las faltas sancionadas. A pesar de no aprovechar los libres, embocando 2/4 en ese lapso, la visita se puso a 8 (100-92) a falta de tres y medio para el final. Blankson tuvo la oportunidad de seguir achicando, pero fallo los dos libres en sus manos. En contra parte, cuatro puestos por Danridge le volvieron a dar 12 de renta a los dirigidos por Frydman a 2:12 del final. Los cebritas siguieron insistiendo por la vía del triple, pero esta vez sin efectividad. De esta forma, el triunfo y la punta, se terminó quedando en el barrio Palermo.

El goleador del partido fue Danridge con 39 unidades, seguido de los 24 de Zubiaurre y los 20 de Santiso. En Miramar, Fahnbulleh anotó 36 y bajó 22 rebotes, mientras que Asaravicius marcó 15 puntos y Nicoletti 14. También se destacaron las 9 asistencias de Nessi.

Estadísticas oficiales