Los Warriors vencieron como locales a los Cavaliers por 113 a 91 en el arranque de las Finales de la NBA.

Golden State llegó a la gran final con un récord de 12-0 en los playoffs, luego de haber barrido a Portland Trail Blazers, Utah Jazz y San Antonio Spurs respectivamente, para consagrarse campeón de la Conferencia Oeste. Mientras tanto, Cleveland también pasó la escoba en sus dos primeras series ante Indiana Pacers y Toronto Raptors, para luego dejar en el camino a Boston Celtics con un global de 4-1, en la definición de la Conferencia Este. Estas dos franquicias se ven las caras en las Finales de la NBA por tercer año consecutivo, lo que representa un hecho inédito en la historia del mejor baloncesto del mundo.

Los dirigidos por Mike Brown saltaron a la cancha con Stephen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant, Draymond Green y el georgiano Zaza Pachulia. Por su parte, los comandados por Tyronn Lue comenzaron con Kyrie Irving, J.R. Smith, LeBron James, Kevin Love y el canadiense Tristan Thompson.

El encuentro disputado en el Oracle Arena de la ciudad de Oakland, presentó un comienzo sumamente atractivo, en el cual ambos equipos intercambiaban ataque por ataque, sin sacarse diferencias en el marcador. El conjunto local contaba con un inspirado Kevin Durant, mientras que la visita buscaba lastimar con las constantes penetraciones de LeBron James. Con el correr de los minutos, fueron surgiendo las figuras de los bases, Kyrie Irving y Stephen Curry deleitaron a todos los aficionados con gran parte de sus repertorios ofensivos. Sobre el cierre del primer periodo, los de San Francisco lograron abrir una ventaja de cinco unidades (35-30), para lo que fue muy importante el ingreso desde el banco de suplentes de JaVale McGee.

El comienzo del segundo cuarto fue muy negativo para los de Ohio, ya que al estar tomando su primer descanso de la noche “The King”, se vio muy disminuida la capacidad anotadora del equipo. Esta situación fue bien aprovechada por los de Oakland, que con un par de anotaciones consecutivas de “Durantula”, conseguían sacar una diferencia superior al doble dígito. Los Cavs no encontraban soluciones defensivas para frenar el vendaval ofensivo de su rival, mientras que en el otro costado del rectángulo dependían en exceso de lo que pudieran generar Irving y James. En el cierre de la primera mitad, Cleveland intentó una pequeña reacción, pero Golden State se mantuvo firme y siguió teniendo el control de las acciones. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con el dueño de casa al frente en cifras de 60 a 52.

En el arranque de la segunda mitad, el conjunto locatario colocó un rápido parcial de 13-0, que le daba la posibilidad de sacar una renta de 21 puntos (73-52). En dicho pasaje fue determinante el trabajo realizado por Durant y Curry, que lastimaban con los lanzamientos de media y larga distancia. Triples consecutivos de Love y LeBron, le permitían a la visita achicar la diferencia y a su vez mantenerse con vida en el partido. Con buenos minutos desde la banca del veterano Richard Jefferson, tanto en ataque como en defensa, los Cavaliers se llegaban a poner a doce unidades (80-68). No obstante, en ese momento apareció la figura de Draymond Green, para que los de California cerraran el tercer cuarto con un parcial de 13-4, que les daba nuevamente una renta de 21 tantos.

En el inicio del último periodo, los dirigidos por Mike Brown se dedicaron a administrar la diferencia que tenían en el marcador, evitando cualquier tipo de reacción por parte de los comandados por Tyronn Lue. Los minutos finales del juego estuvieron absolutamente de sobra y sirvieron únicamente para que ambos entrenadores le dieran descanso a su principales figuras, pensando ya en lo que será el próximo encuentro dentro de 72 horas. Finalmente los Warriors se quedaron con la victoria en cifras de 113 a 91 y de esta manera se pusieron 1-0 arriba en las Finales de la NBA. Cabe recordar que Golden State ganó por paliza los dos primeros partidos de la definición del año pasado y posteriormente los Cavs fueron quienes alzaron el trofeo.

En el ganador se destacó la exuberante actuación de Kevin Durant, que aportó 38 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias, bien acompañado por Stephen Curry con 28 tantos y 10 asistencias. Por el lado del perdedor, LeBron James anotó 28 unidades y capturó 15 rebotes.

El segundo juego de las Finales de la NBA se disputará el próximo domingo en este mismo escenario.