Fenerbahce venció a Olympiacos por 80 a 64 y se coronó campeón de la Euroliga por primera vez en su historia.

Fenerbahce llegó a la final luego de dejar por el camino a Real Madrid, en un partido que lo tuvo como dominador durante todo su desarrollo. Por su parte, Olympiacos eliminó al CSKA de Moscú, luego de revertir un trámite bastante adverso, ya que en la primera mitad se vio ampliamente superado por su rival, pero en el último cuarto sacó toda la jerarquía, para poder meterse en la definición.

El encuentro disputado en el Sinan Erdem Dome de la ciudad de Estambul, presentó un comienzo netamente favorable al conjunto local, que con un gran aporte ofensivo del alero serbio Nikola Kalinic, conseguía abrir una rápida ventaja de ocho unidades (16-8). Con el correr de los minutos, la visita fue mejorando en el costado defensivo, lo que sumado al buen aporte en la pintura del norteamericano Khem Birch, les daba la posibilidad de equilibrar las acciones. En el segundo periodo, los turcos encontraron la gran figura de Bogdan Bogdanovic, que con sus lanzamientos a media y larga distancia, era importante para que su equipo volviera a gozar de una diferencia cercana al doble dígito. Sobre el cierre de la primera mitad, los griegos de la mano de Vassilis Spanoulis, pusieron un parcial de 6-0, que los mantenía en partido. Los primeros 20 minutos de juego se fueron con el dueño de casa al frente en cifras de 39 a 34.

En el inicio del segundo tiempo se pudo observar un trámite bastante abierto, en el cual ambos equipos intercambiaban ataque por ataque. Los de Estambul lastimaban en la pintura por intermedio del checo Jan Vesely, mientras que los de Atenas dañaban desde el perímetro con Vangelis Mantzaris. Con muy buenos ingresos desde el banco de Kostas Sloukas y Luigi Datome, los dirigidos por Zeljko Obradovic lograban sacar una renta de 14 puntos (60-46). En el último cuarto, el local se dedicó a administrar la diferencia en el marcador, evitando cualquier tipo de reacción por parte de Olympiacos. Finalmente, Fenerbahce se quedó con el triunfo por 80 a 64 y de esta manera se consagró campeón de la Euroliga por primera vez en su historia. Además, se convierte en el primer equipo de Turquía que logra alzarse con el máximo certamen del viejo continente.

En el ganador se destacó la actuación del serbio Bogdan Bogdanovic, que anotó 17 puntos, muy bien acompañado por su compatriota Nikola Kalinic con 17 tantos. Por el lado del perdedor, el estadounidense Khem Birch terminó como goleador con 14 unidades.

En el duelo de primera hora, CSKA de Moscú venció a Real Madrid por 94 a 70 y se quedó con el tercer puesto del torneo. En los rusos sobresalió la figura de Kyle Hines, que anotó 14 puntos y capturó 7 rebotes, seguido por el francés Nando De Colo con 13 tantos. En los españoles, Gustavo Ayón y Jonas Maciulis convirtieron 11 unidades cada uno.