En la primera fecha del Grupo 2 de la Copa de Oro, Trouville, se hizo fuerte como local y venció de manera categórica a Larrañaga por 68 – 45.

Larrañaga dispuso de un plantel muy corto para afrontar el partido. Sumado a esto, en los primeros instantes de juego, Joaquín Sosa, salió con un fuerte dolor en su gemelo derecho lo que lo margino por el resto del encuentro. El local, en cambio, tenía un plantel mucho más amplio lo que le permitió rotar constantemente el quinteto y así disponer de una ventaja física que se notó al final del partido

Más allá de esto, no fueron buenos los primeros minutos de básquetbol que se pudieron apreciar en Pocitos. Ambos equipos comenzaron el partido errando, realizando tiros forzados y pases imprecisos que desencadenaron en un bajo score del primer chico, 13-12 a favor de la visita.

La tónica del segundo cuarto fue similar a la del primero. Defensas agresivas de los dos lados hacían un partido muy cortado e impreciso, poco agradable para la vista del espectador. Tras un transcurso monótono, Trouville logró sacar una renta de 6 puntos que le permitió irse al descanso ganando 27 – 21.

Los primeros tres minutos del tercer cuarto hacían suponer que el desarrollo iba a continuar siendo el mismo, ya que aportaron al tanteador dos puntos por equipo. Pero no, el local en base a un buen juego colectivo y un aumento en la efectividad desde los 6, 75 logró abrir una renta grande de 15 puntos. Los terceros diez minutos de básquetbol finalizaron 46 – 32.

En el inicio del último cuarto, Larrañaga salió a intentar achicar la ventaja. Planteó una presión muy alta, intensa y agresiva pero que no pudo sostener por mucho tiempo producto de un lógico cansancio físico. Los locales, inteligentes, sacaron provecho de esto y jugaron con posesiones largas, haciendo rotar el balón, lo que les permitió sacar una máxima de 23 puntos y terminar ganando el partido, 68 – 45.