La selección femenina U15 tuvo una presentación histórica en el sudamericano de Ibarra. Florencia Niski, jugadora de Bohemios y una de las figuras de la celeste, charló con Basquet Total al retornar al país.

“Flopi” habló del sudamericano, sus comienzos en el básquet, cosas a mejorar, metas a futuro, del técnico celeste y también se tomó un tiempo para hablar de Bohemios en este interesante mano a mano.

¿Cómo comenzaste a jugar al básquet?

De chiquita iba al club junto con mi hermano y un día me invitó a la escuelita Pablo Proto. Me gustaba todo, correr, tirar, marcar, ver los partidos. Todo me resultaba atractivo.

¿Cómo les va en la liga local?

Creo que estamos haciendo un muy buen torneo porque armamos un buen equipo, varias que jugamos hace tiempo con varones y las compañeras nuevas que se integraron bárbaro. Además de la buena conducción de Carlos.

Hablabas de jugar con varones, ¿Qué tan importante te resultó eso?

Es muy importante en nuestro desarrollo deportivo por varias razones. Nos da competencia todo el año, nos exige un mayor esfuerzo para poder participar, ya que físicamente nos encontramos con rivales más fuertes y más grandes, que nos plantean dificultades, tanto en defensa como en ataque.

¿Te imaginaste llegar a la selección en algún momento?

Ni siquiera lo pensás en el comienzo. Uno empieza a jugar por diversión. Ni te imaginas lo que puede pasar después. Obviamente tomé la citación con mucha alegría y orgullo.

¿Qué esperaban de este sudamericano?

Teníamos mucha confianza en lo que estábamos haciendo, pero siempre sabiendo las dificultades a las que nos íbamos a enfrentar. La idea era pelearle a Chile y Perú y achicar lo máximo posible la brecha con el resto. Desde este punto de vista volvimos muy conformes, con el objetivo cumplido. También nos quedó claro que nos falta mucho trabajo para acercarnos a las potencias.  Pero nada es imposible.

En cuanto a lo personal, ¿Volviste satisfecha?

Realmente vine muy contenta con mi actuación. Me sentí con más confianza para tomar decisiones en diferentes momentos de los partidos. También soy consciente de que queda un montón para mejorar.

¿Cuáles son esas cosas a mejorar?

Principalmente el físico, y desde el punto de vista técnico, seguir mejorando  el tiro, uso de la mano izquierda y la llamada parada revés. Esto último es en lo que el cuerpo técnico nos hace hincapié.

En lo extradeportivo, ¿disfrutaste del viaje?

Excelente. Fue una experiencia única, el viaje y la convivencia nos sirvieron para unirnos como grupo y realmente la pasamos notable. Disfruté pila porque viví todo el día para el básquet.

¿Qué les decía el “Gallego” previo a cada partido?

Que confiaba mucho en nosotras, que dejáramos la piel en defensa y siempre buscar la ventaja con un pase más en ataque, pero fundamentalmente, que lo disfrutáramos.

¿Cómo fue ese partido histórico que le ganaron a Chile?

Arrancamos muy mal pero el equipo tuvo respuestas y supimos darlo vuelta aunque nos costó mucho. Recién pasamos al frente faltando un minuto y algo. Para nosotras era una final. Fue increíble. Una alegría enorme, no parábamos de cantar y saltar.

Volviendo a tu vida cotidiana, ¿Cómo te resultó?

Bien, sin problemas. De todas formas si sabes ordenarte, tenés tiempo para todo. El básquet te disciplina y ordena.

Para finalizar, ¿Qué metas tenés para el futuro?

Vamos en orden. Ahora salir campeón con Bohemios, poder seguir en la selección y más a futuro poder vivir del básquetbol.