Biguá venció de forma clara a Sayago 96-79 y se acercó en su lucha por entrar entre los ocho.

Con mucha gente en las tribunas y un color hermoso en las gradas de la visita, Biguá recibió a Sayago en su coqueto escenario donde siempre ofrece un gran espectáculo.

Bartel, Olivera y Chamorro arbitraron un juego que a priori pintaba parejo. En el arranque las defensas le ganaron a los ataques. Sin embargo Biguá enlazó tres ofensivas consecutivas lastimando desde el triple de la mano de Brause y Cambón y rápidamente en cinco minutos el Pato ganaba 13-5. Sayago no encontró los caminos y los de Kogan siguieron quemando redes más allá de los 6,75. Esto posibilitó que el local sacara 13. La marca en zona de Biguá complicó a la visita que encontró gol de la mano de Drye de segunda oportunidad. De todas formas, un Brause con la mano hirviendo sumado a Gleen, permitió que su equipo siguiera aumentando ventajas. Un triple de Chaney en el final del periodo hizo que el Pato se fuera al primer descanso corto 30-7.

El segundo cuarto siguió con la misma tónica. Biguá defendiendo de forma magistral y corriendo la cancha siguió sacando ventaja. Puso un 7-0 para aumentar diferencias y hacer que Perdomo pidiera minuto. Ricardo Gleen se la bancó de muy buena forma ante el buen juego interno de Sayago. Con 6:30 por jugar la renta ya era de 30, 41-11. De la mano de Trelles y el juvenil Lemos desde el banco la visita intentó una reacción, sin embargo Biguá jugó un partido perfecto y siguió aumentando la ventaja, 53-20. Un técnico a Shelman sobre el final posibilitó que Biguá se fuera 54-22 al descanso largo.

El tercero comenzó diferente. Sayago con otra intensidad atrás y con otro protagonismo de sus foráneos, sumado a una bola de tres puntos de Trelles, se colocó a 25. Danridge se puso el equipo al hombro siendo el más claro en la visita. Libres de Shelman lo acercó aún más, 23 abajo. El local equivocó los caminos ofensivos y ya no jugó como en el primer tiempo. La visita se puso a 20 y Kogan pidió minuto. Un triple de Cambón tras el tiempo muerto calmó las aguas de un gimnasio de Biguá que ardía de la mano de la hinchada visitante que se hizo sentir. Otra vez Trelles puso una bomba y el tercero se fue con el local 69-49 arriba.

El último arrancó parejo. El trámite de gol por gol no le sirvió a Sayago que precisaba un gran parcial cambiar el rumbo del juego. En el Pato hubo muy buenos minutos de Couñago y Rojas. La visita intentó, faltando 2′ se puso a 14 con Danridge como figura. Sin embargo el local se floreó con hundidas en el final y le puso la tapa a un partido que Sayago lo trajo a pesar de tenerlo muy contra corriente apenas había comenzado. Buen triunfo del Pato que se hizo nuevamente fuerte de local.

Estadísticas oficiales