Andrés Piñeiro gozó de buenos minutos en el triunfo de Auriblanco sobre Albatros. Finalizado el encuentro, se arrimó a dialogar con Básquet Total.

Andrés comenzó reconociendo al rival, y dijo lo siguiente: "Acá se hace difícil, es una cancha complicada. Es un buen cuadro que viene jugando hace años juntos, sabíamos que iba a ser difícil, no lo podíamos subestimar pero por suerte lo pudimos sacar".

A la hora de analizar el arranque del torneo, y los aspectos que tiene que mejorar el equipo, Piñeiro fue muy autocritico: "Nos enfrentamos con San Telmo Rápido Sport que fue un partido complicado, como lo va a ser todo el torneo. Después nos cruzamos con Colón que es uno de los candidatos y sabíamos que iba a ser muy difícil en la cancha de ellos también. Ahora por suerte ganamos y nos volvimos a prender arriba pero tenemos que estar mas fuertes en defensa, que es donde creo que estamos fallando, porque no nos pueden hacer 90 puntos todos los partidos".

El papal tuvo todo para cerrarlo en el último cuarto, sin embargo se le complicó. El jugador de Auriblanco analizó lo sucedido: "Capaz que fue el cansancio, sinceramente no podría decirlo bien. Ellos empezaron a meter bolas que no estaban en los planes, se les abrió el aro desde afuera y se nos pusieron en partido".

 "Somos un plantel largo y yo creo que cualquiera de nosotros puede entrar. Mismo en el segundo cuarto cuando entraron los del banco, tuvieron buenos minutos. Después entró algún titular y todos nos complementamos para que las cosas salieran bien y ganar", culminó diciendo el "9", en cuanto al problema de su equipo en el encuentro, que fue cargarse de faltas.