Marcel Souberbielle, que arrancó en el banco, fue fundamental para revertir el mal arranque de su equipo y que el punto se fuera para la playa. Por eso, fue nota para Básquet Total.

Las primeras palabras de Souberbielle fueron de absoluta felicidad: “La verdad que no puedo estar más contento de lo que estoy por regalarle este clásico a toda la gente de Malvín así que estoy muy feliz.”

Marcel dejó en claro que si bien la cara de Malvín de anoche fue la mejor de lo que va del certamen, aún queda trabajo por hacer: “A nosotros nos falta tener más partidos para ir ganando en rodaje, al igual que las prácticas, la verdad que hoy salvo los primeros minutos de ese primer cuarto estuvimos muy bien con gran intensidad en defensa y ataque, la verdad que es una alegría enorme”.

El final del partido tuvo a las piezas claves mirándolo de afuera pero los “pibes” no fallaron y estuvieron a la altura. Ante esto, sostuvo: “Este año se nos puede llegar a dar la oportunidad de que alguno de los juveniles tengan algunos minutos, mismo sub23 que el año pasado no estaban tanto en la rotación y hay que estar pronto desde el banco, sea quien sea, para poder entrar, tener una gran intensidad y que no se note el recambio”.