Larrañaga fue más equipo a lo largo de la LUA y merecidamente consiguió el ascenso. Parte de este plantel fueron Juan Andrés Galleto y Fausto Pomoli, provenientes de Biguá y Malvín, respectivamente.

“Es increíble, la verdad increíble” comenzó diciendo Fausto, muy emocionado mientras la parcialidad milrayita los homenajeaba con el conocido canto “vamos los pibes”.

“Esperabamos que se diera parejo y luego terminar ganándolo y así fue. Ya no recuerdo ni que pasó pero sé que lo ganamos y es lo importante.” continuó.

El oriundo de Malvín habló sobre la realidad antes de arrancar el torneo: “Esto lo soñábamos, pero nunca imaginamos que pudiera suceder. Fue partido a partido, practica a practica y por suerte lo conseguimos.”
En cuanto al rival, afirmó: “Sin duda ellos eran favoritos, pero el básquetbol es otra cosa, no es sólo plantel, son un montón de cosas y por suerte la serie fue nuestra” culminó Pomoli, emocionado y muy saludado por la hinchada de Larra.

En este histórico ascenso, Juan Andrés Galletto aportó 16 puntos y 5 rebotes, el oriundo de Biguá empezó hablando de la serie con el marrón: “Sabiamos que iba a ser un partido cerrado, como los otros dos, que también se ganaron al final. Los peleamos hasta la última pelota y tuvimos la suerte de ganar este partido”.
El número 8 de Larrañaga contó como llegó al encuentro: “Personalmente vine muy ansioso, muy nervioso. pero creo que esto se lo merece el equipo por haber trabajado duro toda la temporada“.

Al igual que su compañero, Juan Andrés habló de las expectativas previo a comenzar la LUA: “Ibamos partido a partido, y cuando se nos dio la chance de entrar entre los cuatro nos dimos cuenta que estábamos para ascender”.
Galleto terminó analizando el encuentro que quedará en la memoria de todos los hinchas milrayitas: “Nos pusimos duros en defensa y desde ahí lo pudimos ganar. Esto es merecido porque cada uno dejó todo en la cancha y eso tiene premio.”