Serbia derrotó a Francia por 70 a 63  en el partido por el bronce en la rama femenina de Río 2016.

El  encuentro comenzó mejor para las serbias, que sí bien perdieron muchos balones producto de la defensa rival, en ofensiva tuvieron buenos porcentajes de tiro y gozaron de buenos minutos de Jelena Milovanovic y Milica Dabovic que convirtieron 15 de los 18 puntos de Serbia, que les permitió irse ocho unidades arriba al segundo cuarto.

Otra fue la historia los segundos diez minutos. Las francesas se metieron en al juego. Con una defensa en zona y ataques más organizados se pusieron rapidamente a dos puntos de las oponentes, y estas se desconcentraron, tomando tiros muy incómodos y con posesiones demasiado cortas.  Tanta intensidad provocó que varias jugadoras galas se encontraran cansadas, pero pese a esto el técnico encontró en el banco un buen nivel, que llevó a terminar el primer tiempo igualadas en 27.

Luego del descanso largo “Les Bleus” siguieron mejorando y lograron pasar por tres puntos, cuando llegó el minuto del técnico serbio y se quebró el partido. Luego de eso, sus dirigidas colocaron un 13-0 de la mano de un perímetro fuerte que anotó tres triples casi consecutivos y una defensa que no permitió tiros rivales durante cuatro minutos, y llevó a que Serbia robara el balón y corriera la cancha para irse 13 arriba al cierre del encuentro.

Las chicas que, a la postre se quedaron con un lugar en el podio, se encargaron de cerrar el partido. Posesiones largas, mucha rotación del balón y defensas firmes, algo que las caracterizó durante todo el torneo, provocaron que la diferencia en el tanteador se mantuviera y Serbia se quede con el bronce de Río 2016.