Los clubes de LUA están apostando a los Sub 23 de Liga como piezas importantes en sus planteles, lo cual ayuda a su crecimiento y amplía los planteles de cara a la próxima LUB.

Los jugadores Sub 23 de la Liga Uruguaya vinieron a la LUA en busca de, entre otras cosas, minutos y experiencia. Y la amplísima mayoría, aprobó con buena nota. Son protagonistas, asumen, definen partidos.

Casi todos los clubes de Liga empezaron a entrenar y preparar esta edición de la LUB. Estos jóvenes llegan con más experiencia y la misma ilusión de seguir creciendo, en sus clubes.

Fueron 29 los jugadores que pidieron pase “préstamo con retorno”, y más de la mitad lo hicieron por primera vez.  Diez de los catorce clubes de Liga cedieron jugadores en esta condición (no lo hicieron Cordón, Goes, Sayago y Welcome).

Una vez más, quien más jugadores tiene a préstamo en la LUA es Hebraica Macabi, con siete en total (Bouchaton, Girbau, F. Medina, O. Medina, Pintos, Zanotta y Zuvich).  De estos, no todos vestirán la camiseta amarilla en la próxima Liga, ya que es un hecho que Facundo Medina seguirá su carrera en Rocamora del TNA (Argentina), al tiempo que su hermano Octavio y Rodrigo Pintos pueden ser cedidos a otros clubes de Liga.

El segundo equipo que se verá beneficiado por la experiencia generada en esta LUA es Malvín.  El equipo de Pablo López, fiel a su ideología, prestó cinco jugadores (Facundo Bruno, Dellepiane, Pereira, Pomoli y Santiso).  Parece que esta vez, el playero tendrá algún lugar más para los jóvenes en su rotación, y los “pibes” han demostrado estar prontos para el desafío.

En el escalón siguiente se encuentra Trouville, ya que Massa, Mayora y Monteverde están disputando el torneo de ascenso.  La duda en el “Rojo” es si tendrán la oportunidad de saltar a la cancha en la Liga, ya que parecen tener varios jugadores delante en sus puestos.  Habrá que ver también qué profundidad le dan a sus planteles otros equipos con jugadores importantes en la LUA como Defensor (Xavier y Guerra), Unión Atlética (Mazzuchi y Trussich) y Urunday Universitario (Suárez y Djellatian).

Olimpia aún no cerró su última ficha mayor, por lo que es difícil prever que lugar tendrán sus Sub 23.  Lo que es un hecho, es que Viana ha demostrado estar para tener minutos en el equipo de la Cúpula.  Por su parte Cabillón, de muy buenos minutos en Capitol, aún no tiene solucionada su continuidad en el equipo blanco.

Situación similar en Larre Borges, donde Nicoletti aún no tiene competencia en su puesto, al tiempo que De Las Nieves, si bien no ha tenido considerable participación en la LUA, podrá buscar sus minutos en el equipo que ahora dirigirá Daniel Lovera.

Aguada sacó doble provecho de esta LUA. No sólo Magnone siguió ganando experiencia y demostrando estar pronto para jugar a pesar de su edad, sino que además se hizo de uno de los Sub 23 de mayor rendimiento de las últimas dos ediciones del torneo: Federico Pereiras.

Inversamente, Biguá perdió a Pereiras en su rotación, pero sí contará con Brause y Arrillaga, este último haciendo su primer experiencia. Quizá sea una oportunidad para el “Pato” de dar lugar a algunos juveniles que hace tiempo buscan su lugar.

Todos estos jugadores, mejores y más experientes, permitirán estirar muchos planteles de la Liga Uruguaya, si los entrenadores están dispuestos a darles confianza.  La nueva generación pide paso.