San Lorenzo venció a La Unión 86-67 y se puso a una victoria de ser campeón.

Jugando por primera vez en las finales como local y con la ventaja 2-0 en la serie, San Lorenzo hizo los deberes y quedó a 40 minutos de ser campeón. En un partido donde a pesar de que la visita lideró el primer cuarto, los dirigidos por Lamas se recuperaron y con un quinteto inicial que rayó a gran altura pudo dar vuelta la situación y llevarse el partido.

Marcus Elliot tuvo su mejor juego en la serie y con 15 puntos, fue figura juntó al otro extranjero, Matthew, quien anotó 21. Por el lado del derrotado, el goleador fue una vez más, Torin Francis con 25.

El próximo y quizá decisivo partido será el jueves, donde San Lorenzo puede ser campeón si gana.