Trouville derrotó 76 – 71 a Urunday Universitario para lograr que esta serie de cuartos de final se extienda hasta un quinto juego que se disputará el viernes.

Como en partidos anteriores, el verde del Prado arrancó mejor gracias a un trabajo repartido en el goleo y con la figura preponderante de Michael Sweetney en defensa. Sin embargo el rojo de Pocitos con más lucha que basquetbol se puso en juego gracias a Santiago Vidal y Kevin Young como los más determinantes en el costado ofensivo para que la renta del estudioso que supo ser de siete, terminara siendo tan solo dos al cabo de los primeros diez minutos, 14-12.

Muy buen ingreso de Ryan Blankson en el equipo dirigido por Héctor Da Pra. Sacando dos faltas antideportivas de forma consecutiva y aprovechando los lanzamientos libres. Los dos jugaban poco y eran imprecisos. Vidal y Joaquín Izuibejeres eran quienes tomaron la posta en Trouville para mantenerlo en partido. Urunday ya no estaba tan fuerte y se limitaba a encontrar puntos de acciones individuales, principalmente Emilio Taboada y Shaquille Johnson. Bajó mucho su rendimiento el jamaiquino Young y el debutante Cedrik McGowan no entraba en contacto con el balón pero igual no le perdieron pisada a su rival de cara al descanso largo, 32-30.

El complemento tuvo un inicio favorable al estudioso pero seguían dependiendo pura y exclusivamente de lo que podían aportar Taboada y Johnson. Los de la calle Chucarro seguían jugando muy acelerados, pero más a mediados de este tercer chico encontraron triples fundamentales de la mano de Romero y Aguilera, que además controlaban bastante bien a las dos figuras de Urunday. A su vez, la dupla explosiva del verde también contestaba. Por más que McGowan seguía sin anotar, el que se enchufo nuevamente fue Young que comprometió a Sweetney, cargo mucho en la pintura y le permitió a los conducidos por Álvaro Tito irse arriba 50-49.

Tenía que aparecer en algún momento y lo hizo cuando el partido estaba más caliente, hablamos del foráneo que hacia su estreno con la casaca roja, McGowan. Anotando sus primeros siete puntos en menos de tres minutos del chico. Su mejora en el nivel de juego contagió al equipo entero que empezó a mostrar un buen basquetbol con Izuibejeres manejando los hilos del elenco de pocitos, lo que permitió que Trouville abriera diez unidades de ventaja con poco menos de seis minutos por jugar. Pero, el basquetbol es un deporte que siempre tiene cosas sorprendentes. Tras el minuto de Héctor Da Pra, pusieron un parcial de 12-2 para igualar el juego con casi cuatro minutos aun por jugar.

Una verdadera muestra de categoría y templanza fueron los últimos minutos de Joaquín Izuibejeres. Colocando triples importantes y jugando abajo para Young, sin embrago, cuando la rebeldía de Emilio Taboada dejaba la puerta entre abierta a una posible remontada en los instantes de cierre, fue fundamental el aporte de Martín Aguilera tomando rebotes ofensivos que valen oro y sentenciando con libres la victoria final de Trouville por 76 a 71 y estirar la serie a un quinto juego.

Estadísticas oficiales