Olimpia aplastó a Bohemios 83-62 de visita y armó un entrevero bárbaro en la Permanencia.

Mucha gente llegó desde Colón para ver a las alas Rojas, aliente ensordecedor durante toda la noche y un equipo que respondió en cancha con una actitud avasallante.

Los de Volcan comenzaron con Silvarrey en la referencia de Semiglia, enorme laburo defensivo del Bola. Además, cada vez que la tomaba Harrison el equipo se cerraba para que el foráneo tomara decisiones.
Bohemios obligó a tomar responsabilidades a Delgado y Agarbado, el Tico tiró mucho, pero el base colocó un par de triples y una bandeja tras robo a Perdomo.
Con el pasaje de los minutos la visita insertó a sus extranjeros en ofensiva y ahí sacó diferencias, siempre con la defensa como patrón de juego. Una bomba a distancia de Semiglia de 8.5 metros puso cifras finales al primer cuarto, 15-9. Pobrísimo lo de la marrón en ataque.

En el segundo comenzó a asumir más Silvarrey, además se dio un muy buen ingreso de Juan Manuel Garbarino que colocó un triple clave. El problema de Bohemios en ofensiva siguió siendo alarmante, Maxey y Semiglia peleados con el aro, Craig intrascendente, Catalá no fue solución.
Camiña probó variantes de nombre e integración, jugando con cuatro chicos creció la figura Delgado que aprovechó diferencias de centímetros. La visita ganaba todas las divididas, llegó a sacar hasta 13 de renta. Un parcial de 4-0 de la marrón dejó el primer tiempo 35-26.

El complemento arrancó con dos bombas consecutivas que cayeron de Colón, Silvarrey primero, Garbarino después. La visita manejó 17 (49-26) con el Bola como estandarte ofensivo y buenas apariciones de Elliot.
La única mala noticia para la visita fue que entró rápido en colectivas, Bohemios fue aliado de la línea, pero siempre que quiso achicar encontró respuestas de Olimpia. Silvarrey y Garbarino no perdonaron nunca, fueron los líderes de todo momento olimpista para manterese arriba, se fue el tercero 62-47.

En el último Olimpia se floreó. Bohemios nunca tuvo argumentos basquetbolísticos ni anímicos para llevarlo, el empuje de Semiglia, algo de Maxey, y poco más.
La visita encontró respuestas por todos lados: Silvarrey, Garbarino, Agarbado, Elliot, Toombs, Delgado, todos rindieron. Volcan logró algo de rotación para que el Bola llegara con aire al cierre. Con mucha autoridad las alas rojas terminaron festejando un punto fundamental que vale doble, por lo que marca la tabla y por lo que jugó el elenco de Colón, 83-62 el final.

Estadísticas oficiales