¡Amén Antonio!

Los extranjeros que siempre son especiales en nuestro básquetbol, con distintos períodos de adaptación, algunos se hacen querer por el compañero que se lo cruza en cada entrenamiento, por el hincha en la tribuna, y hasta se gana el cariño en la calle de aquel vecino que queda perplejo mirando la estatura o esa cara extraña que no es conocida en el barrio. Varios se habrán cruzado a Anthony Danridge por la calle Francisco Simón, ingresando al Doña Natividad Rivera, y se quedaron esbozando e interrogando: ¿Ese es el extranjero de Larrañaga?, olvidando su gran pasaje donde se hizo...

Leer más