La sangre tira

La familia Perdomo fue protagonista en el ascenso de Sayago, Horacio dirigió, Martín fue uno de los jugadores más importantes y Joaquín durante varios partidos estuvo en la mesa de control, triunfo familiar. Desde que el Gato comenzó a dirigir en Sayago, había dos chiquitos, mellizos, que lo acompañaban a todos lados. Corrían para todos lados, siempre atrás de su padre, eran infaltables en los partidos, y cada vez que ganaba eran los primeros en llegar a abrazarlo para felicitarlo por el triunfo. Aquellos niños fueron creciendo. Joaquín agarró para el fútbol, juega en El Tanque Sisley y los...

Leer más