Trouville venció a Urunday por 75-59 y es el primer finalista. Queda a la espera de lo que suceda entre Aguada y Nacional.

El primer cuarto fue digno de una semifinal luego de un parate de mucho tiempo por una pandemia mundial. Feote feote lo que se veía en el Antel Arena, aunque parejo. En primera instancia Urunday logró sacar cuatro puntos de ventaja, pero Trouville no demoró en reaccionar y pasar en el marcador. Las pérdidas eran el común denominador en un trámite desprolijo. La ventaja del equipo verde pasaba por lo que imponía Corbin Jackson en el poste bajo, aunque no fue buscado en demasía. Por el lado rojo fue clave el ingreso de Gonzalo Iglesias que anotó seis puntos seguidos con dos bombas cuando concluía este período, para de esta manera llevar a su equipo al primer descanso arriba en el score.

La segunda etapa traería consigo un parcial de 6-0 favorable al rojo de Pocitos. Mayora lastimaba desde media distancia y era importante, mientras que Jackson en el otro costado desperdiciaba una serie de libres que se hacían notar a esa hora de la veraniega noche capitalina. Urunday en muchos momentos se parecía a Punta Carrara, pero no por lo lindo que jugaba, sino por que agua que tenía en defensa. La ventaja de Trouville se mantuvo entre los 11 y 13 puntos durante prácticamente todo el cuarto, hasta que Mateo Suárez sacaba a relucir su buena mano y con dos triples consecutivos achicó la renta de dos dígitos. 33-41 era el tanteador con el que se irían los primeros 20 minutos de básquet.

 Créame usted señor, o usted señora, que si se televisaba una doma entre amigos con poca actividad básquetbolistica, pasaba como Trouville-Urunday. Un cúmulo de malas decisiones en ambos costados de la cancha, acompañadas también con muy malos porcentajes desde más allá de los 6.75. En Urunday aparecía una luz con nombre, apellido, y la número 4 en su espalda; Mateo Suárez era el alma de un equipo que no encontraba el camino para descontar la renta. Los dirigidos por Germán Fernández fluían muy poco en ataque, y se quedaban sin goleo, lo que permitió que con puntos de Delgado y Jackson, el estudioso se ponga a tres puntos para encarar el cuarto decisivo.

Aquello de la doma no aplica para el inicio del último tramo. Bueno, no tanto. Mariani comenzaba con un triple, luego Delgado y Medina replicaban, para armar un trámite parejo que duraría unos poquitos minutos. La realidad es que el último cuarto de Trouville fue fantástico. Mayora fue clave en la primera línea defensiva, mientras que Mariani tomó el partido para él, con TODO lo que eso significa en un jugador con tamaña jerarquía. Secuencia de pases, tiros efectivos a pie firme, defensa férrea, todo redondito. Promediando esta etapa el destino ya estaba definido. El rojo derrotó a Urunday Universitario por 75-59 y Pocitos hoy está de fiesta porque la T disputará la final de la presente Liga Uruguaya. 

 

EL GRITO

Acá va la frase

Acá va la explicación de la frase

UNO x UNO

URUNDAY UNIVERSITARIO

Morena (4): El equipo necesitó más de él. Estuvo muy errático en tiros claros. Medina (4): Fue la manija, pero sin trascender. Un triple característico saliendo de la cortina ilusionó, pero luego tiró poco. Técnicamente es soberbio. Álvarez (5): Momentos, sólo momentos. Urunday extrañó sus rendimientos pre parate. Delgado (5): Quiere y quiere, pero hoy fue eso y poco más. Se lo notó malhumorado. Jackson (6): El bueno de Corbin. Tal vez no sea elegante, pero es como ese amigo fiestero, nunca te deja tirado. Buen torneo del fóraneo. Suárez (7): Si Urunday hoy tuvo esperanza, todo fue por él. No necesita libertad para tirar, ya tiene el resorte incorporado, y que resorte… Rauch (4): En algunos pasajes ayudó, pero no estuvo a la altura del partido. Corbisiero (4): No repitió. Da Prá (5): Su equipo hoy no rindió en absoluto, pero la temporada de su equipo fue maravillosa. Nadie, pero nadie daba al estudioso en semis, peeeero el odontólogo es el odontólogo.

TROUVILLE

Marotta (4): Casi no incidió en el juego. Al final llegaron sus únicos dos puntos. Mariani (8): Este texto se está escribiendo de pie, y no es para menos. Que player, mamita querida. De la tierra del Potro Rodrigo, no sabemos si le gusta el vino y la joda, ni si toma sin soda, pero que juega un disparate, no hay dudas. Soto(4): Entró acelerado, metió dos faltas en dos minutos, y se fue para volver poco. Mainoldi (5): Jerarquía indiscutible, pero no destacó. Su  rendimiento será condicionante en las finales. Tintorelli (5): Luchó, pero no concretó. Fue superado por Jackson, pero como dice el Pollo: A Tinto, a Tinto damelo siempre. López (5): Pasó Palermo después del partido contra Colombia y dijo que no podía errar tantos penales. Igual, su partido no fue malo. Mayora (8): En ataque lastimó constantemente, y en defensa es ese mosquito que se le da por jugar picadas a las 02:00 AM al lado de tu oreja. Sí, así de intenso y molesto para los rivales. Partidún de Manuel. Iglesias (6): En un momento cumbre, lastimó y sacó la cara por el equipo. Después no tuvo mucha incidencia. Massa (4): Poco aporte. Pomoli (4): Entró, asistió, y salió re quemado. Hoy se pone el local… Curbelo y Fernández (-): Instantes en cancha. Fernández (8): No fue el mejor partido de Trouville en líneas generales, pero en los momentos decisivos, su equipo mostró la mejor versión. Renovación e inteligencia en un DT con gran presente, y mejor futuro.

VAR

Salgueiro, Borghini, Silveira (7): Buen juego. Nada tuvieron que ver en el marcador.

_______________________

LO DESTACADO

Mariani es indiscutible, pero este sector hoy se lo ganó Mayora. Que bueno es para el básquetbol uruguayo que jugadores jóvenes estén a la altura en estas circunstancias. La intensidad que maneja en defensa, a veces lo hace tomar malas decisiones, pero que rendidor es. Destacado y pico hoy, y en toda la temporada.

EL TAPABOCAS

Naaa, Trouville tiene un técnico muy joven decían allá por 2007, cuando parece que arrancó esta liga. Germán Fernández puso justamente a su equipo en una final de Liga, a base de juego, y de planteos inteligentes. La cédula no juega, capítulo infinito.

Galería de Fotos