FIBA sigue organizando torneos pese a la pandemia, en las últimas horas anunció que Quimsa y San Pablo Burgos disputarán la Copa Intercontinental en Buenos Aires.

El show debe continuar. Y para el órgano rector del básquetbol mundial, sigue todo. A pesar de que en América del Sur los paises siguen transitando la pandemia por el Covid-19 con serias complicaciones.

En enero se disputará en Buenos Aires la final de la Copa Intercontinental. La misma enfrentará a Quimsa, que obtuvo la Champions League en el Antel Arena a fines de octubre tras vencer a Flamengo 92-86, contra San Pablo Burgos, que venció en Atenas a 85-74 al AEK griego.

Si bien no estuvo el día de la consagración, había sido parte del plantel del equipo español Bruno Fitipaldo. El uruguayo jugó la primera parte del torneo, antes que el mismo se frenara por la emergencia sanitaria.