Las autoridades de la FUBB trabajan intensamente para armar la burbuja que permita culminar con la edición 2019/2020 de la Liga Uruguaya. Este es el estado de situación.

La meta es concreta. Volver el 12 de enero y terminar el certamen el 25. En ese sentido se buscan soluciones para cumplir con la finalización de una LUB histórica, que se jugará en tres años calendarios diferentes.

La incertidumbre marca el momento país y se está esperando a la Conferencia de Prensa del gobierno del próximo jueves para saber cómo siguen las actividades en Uruguay. De todas formas, la FUBB intenta adelantarse a eso, buscando un permiso gubernamental para tener básquetbol más allá de las restricciones que se puedan proponer desde la Presidencia de la República.

Para esto la única opción viable es una burbuja estricta. A la que ingresen todos los protagonistas con hisopado negativo, y no puedan salir de ahí hasta finalizar la participación en el torneo. Los partidos se jugarían en días consecutivos, con uno de descanso en el medio.

Si bien hay una mínima chance de que esto sea en Montevideo, lo más probable es que la finalización de la LUB sea en el Interior. En principio en sedes diferentes, una para semifinales y otra para la final. Florida parece picar en punta, la charla con la Intendencia fue la más seductora hasta el momento. También hubo conversaciones con Salto, Paysandú y Maldonado.