Siguiendo con la ronda de entrenadores semifinalistas, Germán Fernández dialogó muy amablemente con Básquet Total, tocando diferentes temas interesantes, entre ellos y quizás el más importante, como se sobrepuso Trouville a la pérdida de su presidente Álvaro Rodríguez.

Sobre cómo vive Trouville este momento, el entrenador expresó: “Lo estamos viviendo con mucha tristeza porque habíamos puesto muchísimas expectativas en este final de Liga y ahora no tenemos mucha esperanza de que sea normal. Los extranjeros ya se fueron y el equipo va a seguir entrenado al aire libre y sin una perspectiva que nos vaya a dar la seguridad de que esto se vaya a terminar. Estamos desde julio del 2019 entrenando para esta Liga son casi 16-17 meses, es mucho tiempo. No podemos decir que nos desmotiva porque estamos en una semifinal de Liga Uruguaya, pero inevitablemente son cosas que te sacan de foco y te generan mucha incertidumbre desde lo laboral. Si bien estamos con mucho dolor, también entendemos que todos los estamentos del básquetbol y del gobierno, estarán haciendo lo humanamente posible. Es una lástima que no se haya podido terminar porque realmente quedaba muy poco y se podría haber hecho algo más para poder terminar”.

Fernández se refirió al momento deportivo que atravesaba el equipo: “Queda un sabor amargo porque estábamos peleando por jugar una final de Liga, en igualdad de condiciones con nuestro rival y si dudas iba a ser una serie muy pareja. Éramos dos equipos que estábamos en un lugar donde a priori no se pensaba, pero sin dudas ambos lo merecemos. Ahora nos encontrábamos en un momento bastante aceptable donde Mainoldi estaba recuperando su forma física y nos encontrábamos con bastante confianza. Urunday estaba en la misma situación que nosotros, encontrarse en semifinales con posibilidades reales de competir para ir una final no se da siempre y esta vez teníamos la oportunidad. Ojalá se recupere todo esto, ver en qué condiciones nos encuentra, así como también en que condiciones se va a seguir”.

Germán, contó cómo ha vivido la pandemia y el fallecimiento de “Alvarito” Rodríguez: “Trouville ha puesto mucha voluntad en terminar el campeonato haciendo un esfuerzo muy grande en una situación muy complicada. La pérdida de Álvaro Rodriguez y que el club se tuviera que reestructurar es mucho más importante que ver como se termina un torneo o si hay que jugar o no durante 10 días. Hay cosas mucho mas trascendentes en Trouville que están pasando y que van a pasar durante mucho tiempo, ya que hay que acomodarse a una estructura nueva, con la misma gente, pero sin el soporte de una persona muy importante desde lo afectivo, desde lo organizacional y desde un montón de aspectos”.

Se ha dicho mucho en el ambiente, que Trouville es de los equipos que siempre quiso terminar la competencia: “Trouville quiso desde un principio terminar el campeonato como se merece una institución como Trouville, y tratar de jugar lo antes posibles ya que se veía que cuanto más se dilatara la situación, se iba a complicar todo mucho más, transitando ahora un panorama mucho más complejo. Sin dudas que no es culpa de nadie y cada uno se ocupa más profundamente de cosas que en ese momento le parecen trascendentes. Trouville hizo bien las cosas, intentó terminar lo antes posible, pero también partiendo de la base de que hay cosas que le han pasado al club que son fundamentales para el futuro.”

Por último, analizó las posibilidades de terminar esta Liga con una burbuja, algo que se instaló en las últimas horas: “Puede ser una buena posibilidad, pero habría que evaluar un montón de cosas. Los extranjeros ya se fueron, cuando vendrían y además tienen una semana de cuarentena. Tendríamos que saber cuando se nos permitiría entrenar en el gimnasio como para que el equipo se pueda conformar. También hay que tener en cuenta que si bien llegaron equipos que quizás tienen jugadores con ingresos altos que se dedican exclusivamente a la practica del básquetbol, hay equipos que capaz tienen jugadores con otra labor fuera del deporte y eso es algo a considerar. Ojalá se pueda tener un básquetbol profesional 100% pero sabemos que no es el caso. La idea de una burbuja para jugar es una buena forma de terminar, pero también habría que ver evaluar cómo sería la siguiente Liga, ya que no puede ser en burbuja con 12 equipos compitiendo. Entiendo que los dirigentes buscan la mejor solución y los comprendo porque es una situación difícil de resolver. Son muchas cosas las que hay que evaluar, me parece muy bueno que se busquen alternativas para cerrar la temporada”.