Sergio Benítez, gerente de la Liga Uruguaya de Básquetbol, habló con Básquet Total de todo lo sucedido y las consecuencias que puede tener el campeonato. La continuidad del torneo, la participación de Balbi y lo sucedido en los últimos días fueron parte de una charla que deja en claro la postura de la FUBB.

¿Quién les notificó que no se podían jugar los dos partidos? Teniendo en cuenta que el comunicado del gobierno dice que se suspendía a partir de hoy (02/12/2020) hasta el 18 de Diciembre los deportes bajo techo.

La comunicación fue de Sebastián Bauzá a Ricardo Vairo en el entorno de las 19:00. Ahí Vairo nos comunicó a nosotros de suspender el partido, porque él no estaba, se encontraba en su oficina. En el Antel Arena estábamos Butureira y yo, a raíz de esa comunicación a las 19:10 es que nos fuimos para la cancha y suspendimos. No hay más nada que eso.

¿Y después se enteraron de la carta del gobierno que era con otra fecha? Porque en Marzo, fue a partir del día 14 y los encuentros que estaban designados para el viernes 13 se jugaron. Eso generó una contradicción por parte del gobierno en ese aspecto, indicó una orden y puso otra fecha para cumplir una medida.

Sí, estoy de acuerdo contigo. Deberíamos revisar cuál fue el criterio aquella vez y por qué no fue igual en esta oportunidad. Supongo que ellos ya sabían que iban a tomar esta medida y no podía haber un espectaculo a la misma hora, no iba a tener mucho sentido, es lo que yo supongo. Pero habría que preguntárselo a Bauzá directo. No tengo esa respuesta, puedo suponerla, pero no la tengo.

¿Cómo tomaron la actitud del vicepresidente de Nacional (institución) en el Antel Arena?

Fue el mismo dirigente que llamó a Ricardo (Vairo) para decirle que Nacional se presentaba ¿No? A nosotros nos llegó un comunicado del delegado Maidana de Nacional indicando que no se presentaba y a las 15:20 otro que se presentaba. En el medio de los dos comunicados el Dr. Balbi llamó a Ricardo Vairo. A mí no me cae ni bien, ni mal. Respeto todas las opiniones, respeto mucho lo que es Nacional como institución, como respeto a todas. Si ellos entendieron que estaban haciendo lo mejor, tendrán sus razones, yo no tengo una opinión que me pareció raro, sospechoso o ese tipo de cosas. Cada cuál actúa como le parece que tiene que actuar.

Ustedes que están al frente de la Federación y que trabajan mucho en un momento complicado. ¿Cómo tomaron todo esto?

Con tremenda tristeza, que más lindo que nosotros pasemos desapercibidos, como pasó en El Metro. Hubo un partido tras otro, nadie decía nada y no es para sacarnos cartel, pero se planificó un torneo que salió redondito. Hubo tres días de suspensión, por un fallecimiento y por el clima. La verdad no hablaba nadie de los dirigentes, podíamos hablar quizás del arbitraje que fue bueno o malo, pero después no se hablaba de otra cosa del punto de vista de la organización. Y esta semana desde el viernes estamos hablando que se juega, no se juega. Entonces ahí el primer sentimiento es tristeza, indudablemente si te ponés a ver las redes sociales te enloquecés, porque te dan palo depende para donde va el color, te dan palo para uno u otro. Yo leo mucho, pero no le contesto a nadie, en todos los temas. No me enfrasco en lo que diga el público normal, sí me preocupa bastante lo que están todo el día conmigo como los delegados. Porque si hoy decís blanco, hay que respetar eso, hasta en la vida, porque creo mucho en la palabra. Y la verdad esta semana, me queda la insatifacción de lograr unir las posiciones. El lunes teníamos tres o cuatro soluciones y las respuestas eran: “Que quede como está, no vamos a cambiar nada”.

¿Se planteó parar el campeonato?

El lunes una de las posibilidades que teníamos era esa. No era la que queríamos, nosotros lo que queríamos era clarificar dos caminos: Seguir por el camino de cumplir las fijaciones o parar y ver entre todos que querían cambiar. Se podía jugar semifinales al mejor de tres arrancando 0-0, jugar una final única, pero terminemos antes de fin de año. ¿Por qué? Porque tenemos la presión de los otros ocho equipo que quieren arrancar el 25 de Enero y están planificando con esa fecha. La única premisa que teníamos era terminar el torneo este año, a no ser que los equipos decidieran otra cosa, se terminaba más adelante y teníamos que llamar a los otros clubes para ver si votaban esa postura y apoyaban de poder aplazar la fecha de incio del otro campeonato. Todas las posibilidades estaban arriba de la mesa y la verdad yo me saco el sombrero con Trouville porque fue el único que dijo: “Nosotros hacemos lo que ustedes manden, no tenemos ningún tipo de problemas”. Fue muy clara la posición de Trouville. La posición de Nacional, era parar el torneo. Aguada, quería dejar todo como estaba y no modificar absolutamente nada. Y Urunday no quería presentarse, al final después lo convencimos con la solución de que Veloso autorizara el hisopado un día antes de hisoparse los jugadores involucrados. Estos son los momentos donde empieza a ser noticia los que nunca deberíamos ser noticia, los que estamos al costado del torneo y dejan de ser noticia los jugadores, una hundida, una faja que es lo que realmente tiene que ser noticia.

¿Que tan real es la posibilidad para que esta Liga llegue a su fin?

A mí me encataría, la veo muy díficil. Hoy no se cuál será la solución. Aguada me manifestó que era muy posible que los extranjeros se vayan, porque no pueden bancar 18 días. Cuándo terminó parte de la conferencia de prensa del presidente (Lacalle Pou) estábamos en el Antel Arena y justo estaba con un delegado de Aguada. Me dijo que la posición real no la sabía porque la tenían que conversar en directiva. Pero, parece bastante lógico que ningún equipo puede estar bancando sueldos y salarios de extranjeros. Entonces, si no están los extranjeros, parece muy díficil que la podamos terminar. Capaz que encontramos una solución, yo creo que las próximas horas van a ser fundamentales para ver en que situaciones estamos parados y cuales son las decisiones de los equipos.

¿Y la postura de la FUBB?

La postura nuestra es siempre terminar la Liga, te podés imaginar los compromisos comerciales y economicos con contrato que tenemos. Justamente, estamos jugando porque asumimos un montón de compromisos y una de las cosas que en la reunión del lunes se habló es que tenemos que terminar este año. No es por capricho, porque la gente dice: “Porque no esperan 10 días, esto y lo otro”. Está bárbaro, pero hay que mover un montón de piezas más y todos sabemos cuáles son las piezas que debemos mover. No sólo involucra a los que están jugando ahora, sino a los que van a venir a jugar después, pero las voluntades no estaban para eso. Va ser muy dìficil terminar esta Liga, esa es la sensación o lo que yo estoy viendo en este momento.

¿Pesó más lo político que lo deportivo?

Siempre que empiezan estás instancias se mueven muchísimas cosas. A ver como se puede sacar la ventajita de ganar el partido o de que alguno juegue sin un buen jugador y ese tipo de cosas. No es de ahora, siempre fue así. Yo tengo la conciencia tranquila, que tuve cuatro horas del domingo o más trabajando en mi casa, el lunes me fui a una especie de comida pequeña que hubo de la despedida de El Metro, enojadísimo con la reunión porque no salió nada y la verdad te sentís mal. Yo no sé si pesó más lo político que lo deportivo, la verdad no lo sé.