Pablo López no continuará en Malvín, club con el que ganó cinco títulos de Liga Uruguaya.

Luego de 14 temporadas se termina una de las relaciones más estrechas del básquetbol uruguayo. Malvín y Pablo López se acompañaron mutuamente en un camino glorioso.

Desde la llegada del entrenador al club de la playa, la institución logró cinco títulos de LUB. Además, llegó a tres finales. A excepción de la temporada 2007/2008 y la actual, siempre estuvo en semifinales.

El palmarés es elocuente e indiscutible. Pero López también lideró un proyecto de trabajo integral que iba desde mini a mayores, siguiendo una línea de laburo que con mayor o menor éxito, hizo posicionar a Malvín como un club de elite en el pais.

El desgaste de la relación hacía presagiar que el final era inminente. La dolorosa barrida ante Urunday Universitario cuando nadie lo esperaba fue la gota que derramó el vaso. Malvín llegó con un plantel diezmado y pese a ganarle el “1” a Olimpia en la primera fecha post pandemia, sucumbió en Playoffs con un durísimo golpe.

El playero entrará en una renovación donde seguramente bajará pretenciones respecto al poderío deportivo de los últimos años. En los próximos días habrá novedades.

Habrá que ver cuál será el nuevo rumbo para López. Todos los equipos tienen entrenador para la LUB que comienza en enero. Sin dudas, el básquetbol uruguayo necesita a un entrenador de su talla trabajando.