Con Santiago Moglia y Carlos Cabezas como figuras, Nacional venció a Defensor Sporting y cerró 3-2 a su favor la serie de cuartos de final de la Liga Uruguaya. Por tercer año consecutivo, el bolso se medirá ante Aguada en semifinales.

Por el quinto juego de la serie de cuartos de final se veían las caras Nacional y Defensor Sporting. Los primeros habían comenzado la llave 2-0, pero su rival de turno ganó los siguientes dos partidos, forzando un choque decisivo para determinar al último semifinalista del torneo. Los albos recibieron a la mañana la noticia del resultado negativo del hisopado que le realizaron a Manuel Romero, que se encontraba haciendo la cuarentena luego de haber tenido contacto directo con un positivo de COVID-19. Los dirigidos por Leonardo Zylbersztein presentaron un quinteto conformado por Manuel Romero, Santiago Moglia, Dominique Morrison, Marcel Souberbielle y el brasileño Hatila Passos. Por su parte, los comandados por Álvaro Tito saltaron a la cancha con Diego García, Alejandro Acosta, Novar Gadson, Emiliano Bastón y el norteamericano Tevin Glass. Los encargados de impartir justicia fueron Andrés Bartel, Gonzalo Salgueiro y Andrés Laulhe.

El encuentro disputado en el gimnasio de Biguá mostró un inicio netamente favorable al conjunto fusionado, que cargando la pintura por intermedio de Tevin Glass y Emiliano Bastón, conseguía poner un 8-0 en los primeros tres minutos y medio del partido. El elenco tricolor tenía grandes problemas en la defensa interior, mientras que en ataque abusaba del lanzamiento exterior. Luego de un minuto de tiempo pedido por su entrenador, el bolso colocó un parcial de 14-2, para pasar al frente por cuatro unidades. En ese lapso fue sumamente importante la figura de Santiago Moglia, con dos bombas consecutivas, una de ellas cuando expiraba la posesión. Los del Parque Rodó no metían una desde más allá de los 6.75 metros. Sin embargo, la gran cantidad de rebotes ofensivos que capturaban, les daba la posibilidad de anotar varios puntos de segunda oportunidad. El tricolor buscaba hacerle llegar el balón al poste bajo a Charles Mitchell, que tenía una clara diferencia física sobre sus defensores. Para poder llegar a dicho objetivo, era clave la buena lectura y las asistencias de Carlos Cabezas. Al finalizar la primera mitad, Sporting se encontraba al frente en cifras de 37 a 34.

El descanso del entretiempo le vino de novela a los de La Blanqueada, que salieron a disputar el complemento con otra agresividad, sobre todo en el costado ofensivo. Moglia seguía teniendo la muñeca caliente, pero a lo que aportaba el número 10 se le sumaba el goleo de Dominique Morrison, que había estado desaparecido en el primer tiempo. Sobre el cierre del tercer cuarto cayó el sexto triple de Moglia, que le permitía a los vestidos de blanco sacar una renta de diez puntos (57-47). El pobre desempeño de Diego García y Novar Gadson, hacía que el violeta serios inconvenientes a la hora de anotar, pasando a depender en exceso de lo que pudieran realizar Daniels y Glass. En los primeros compases del último periodo, los dirigidos por Álvaro Tito colocaron un 9-2, que los ponía a una pelota. En el siguiente ataque del bolso, Morrison cometió su quinta falta personal, cuando aún restaban más de cinco minutos para el final del juego. No obstante, en el peor momento del equipo comandado por Leonardo Zylbersztein apareció en todo su esplendor la figura de Carlos Cabezas, que con cinco tantos al hilo terminó de sentenciar el partido a favor del tricolor. Finalmente, Nacional se quedó con el triunfo por 77 a 66 y de esa manera selló su clasificación a las semifinales de la Liga Uruguaya, instancia en la cual se medirá ante Aguada.

En el ganador se destacó la actuación de Santiago Moglia, que encestó 22 puntos (6/10 triples) y atrapó 6 rebotes, bien acompañado por Carlos Cabezas con 16 tantos. Por el lado del perdedor, Tevin Glass finalizó como goleador con 16 unidades.

 

EL GRITO

Come on motherfucker

Tevin Glass, extranjero de Defensor Sporting que hace poco tiempo está en nuestro país, no parece ser un tipo conflictivo. Es más, se lo ve como un jugador bastante introvertido. Es muy probable que la importancia del partido haya sacado otra cara del norteamericano. En una corrida de cancha, el interno perdió el control de la pelota y se le terminó yendo de la cancha. Gonzalo Salgueiro le dio el saque a Nacional y el número 34 no estuvo para nada de acuerdo. Obviamente, el insulto lo tiró de canuto, ya que si el árbitro lo escuchaba iba a ser expulsado. Teniendo en cuenta que en este prestigioso sitio web repudiamos los agravios, le haremos llegar al bueno de Tevin el vídeo de aquella canción de Cacho Bochinche que dejaba en claro que "decir cosas feas es asunto grave, antes de decirlas boquita con llave".

UNO x UNO

NACIONAL

Romero (4): Los días que tuvo que pasar encerrado en su casa por la cuarentena le pasaron factura. Perdió varias pelotas en el traslado y no estuvo para nada fino con el lanzamiento exterior. Moglia (9): El Destacado. Las que no entraron en el Parque Central más temprano, las puso todas Santi en Biguá horas más tarde. Morrison (3): Apenas un chispazo en el tercer cuarto, bastante poco para un hombre de su importancia. Una estupida quinta falta promediando el último cuarto pudo complicar y mucho las chances del tricolor. Tiene que agradecerle a Cabezas, que le terminó salvando el culo. Souberbielle (4): No fue de sus mejores presentaciones. Le quedaron un par de tiros abiertos y no los pudo anotar. En defensa sufrió cuando quedó emparejado con Glass. Passos (6): Hoy su juego pasó por otro lado, sin asumir demasiado en ofensiva. Tuvo un imán para los rebotes. Ni saltaba, solamente caían sobre sus gigantes manos. Cabezas (8): 186 centímetros de clase. 40 años de jerarquía. El campeón del mundo con España demostró que su lectura de juego está muy por encima de la media de nuestro baloncesto. Mitchell (5): Cuando lo habilitaron cerca del aro logró lastimar. Su físico no le permite tener una mayor preponderancia. Álvarez (-): Poco tiempo en cancha. Zylbersztein (7): Fue realizando ajustes defensivos a lo largo del partido que le dieron buenos resultados. Darle la base a Cabezas, liberando de la responsabilidad de tener que subir la bola a Romero fue un gran acierto.

DEFENSOR SPORTING

García (2): Muy por debajo del nível que le conocemos. Que tenga un flojo partido en cuanto al goleo puede pasar, pero al menos debe de involucrarse en la generación de juego. Una asistencia es demasiado poco para un base armador como lo es él. Acosta (6): Fue de los que más quiso. Por momentos era el único que la podia meter de afuera Gadson (2): Flojísima actuación del norteamericano. El tiempo que defendió a Moglia quedó totalmente pintado, mientras que en ataque fue nulo. Sus decisiones fueron tan malas que pasó Donald Trump y se mató de risa en su cara. Bastón (4): Tiene que entender que el lanzamiento perimetral no es uno de sus principales atributos. En defensa se la rebuscó para contener a Hatila y sacar alguna que otra falta ofensiva. Glass (6): Arrancó muy bien el match, siendo agresivo a la hora de atacar el aro y buscar el rebote ofensivo. Con el correr de los minutos se fue apagando, al punto tal de que terminó saliendo por cinco faltas. Dotti (5): Fue importante a la hora de presionar a Romero. Le robó un par de balones que terminaron en bandejitas fáciles. Ante defensa plantada su aporte fue escaso. Daniels (6): A pesar de no haber repetido la actuación del game 4, mostró alguna cosita interesante. Todavía estamos tratando de entender el motivo por el cual no fue titular. Da Costa, Ottonello y Pereyra (-): Pocos minutos. Tito (3): Su equipo tuvo un buen inicio, siendo intenso en defensa. En el segundo tiempo se cayó a pedazos y mostró una falta de rebeldía llamativa.

VAR

Andrés Bartel, Gonzalo Salgueiro y Andrés Laulhe (6): Una terna que en lo previo brindaba mucha seguridad. Más allá de algún error puntual, no incidieron para nada en el desarrollo del partido.

_______________________

LO DESTACADO

Nacional se metió por tercer año consecutivo en las semifinales de la Liga Uruguaya de Básquetbol. Para lograr dicho objetivo mucho tuvo que ver Santiago Moglia, que en el partido más importante del año para los suyos terminó siendo figura determinante. El ex jugador de Welcome tuvo un buen primer cuarto, anotando desde el perímetro. Luego, se tomó un descanso algo prolongado, para volver con todo en el tercer periodo. Puso ocho puntos al hilo en el mismo, que resultaron claves para que el bolso cortara la reacción del fusionado. Santi se puso la 10 y terminó el juego con 22 puntos (6/10 triples), 6 rebotes y 3 asistencias, para una valoración de 25, la más alta del encuentro. Ah y nos faltó aclarar que se fumó los 40 minutos en cancha, sin perder ni una pelota. Figura y pico.

EL TAPABOCAS

Hasta el momento todos los partidos de los playoffs se habían disputado en el Antel Arena. Ya se sabía de antemano, que en caso de ser necesarios quintos partidos en las series de cuartos de final, los mismos se llevarían a cabo en el gimnasio de Biguá. El escenario ubicado en el parque de Villa Biarritz es de los más coquetos de nuestro básquetbol, lo que hizo que el espectáculo no perdiera brillo. Como BTito se unió a nuestro equipo hace poco tiempo, es la primera vez que concurre a la cancha de un club. Nuestra mascota desea profundamente seguir conociendo los escenarios de los diferentes equipos, pero por el momento deberá seguir esperando.