Aguada derrotó a Yale 63-52 por la penúltima fecha de la Reclasificación, quedando muy cerca de la clasificación a la Copa de Plata. Luciana Chagas y Diamond Richardson fueron las figuras del rojiverde.

Por Thiago Rodríguez

Las de Jacinto Vera saltaron con Sofía Podestá, Mariangel Santana, Agustina García, Cinthia Mott y Melisa Techera. Por el otro lado, Aguada saltó con Melanie Komarek, Rocío Roveta, Romina Bello, Luciana Chagas y Diamond Richardson.

Yale inició el primer cuarto con toda la energía,  intenso en defensa logrando recuperar la bola y salir a toda máquina, ante un Aguada cabizbajo y que se veía incómodo con el juego que estaban ofreciendo las de Jacinto Vera. La primera la tuvo Sofía Podestá, sacó foul y gol, más un triple de Mariangel Santana. El aguatero de apoco empezó a recuperar pelotas y a contener el 1 x 1, sin embargo Agustina García estuvo en su mejor momento, yendo hasta abajo y poniéndose el equipo al hombro. Los primeros minutos favorecieron a Yale por 5. El Aguatero no encontraba el camino con los tiros de media distancia. Un triple les dio ilusión, pero esto duró poco ya que el azul respondió rápidamente con un bombazo. De cara a los últimos minutos del cuarto se empezó a ver un rojiverde más plantado en defensa, y además con un  buen juego colectivo para acortar distancia. Cuarto que se fue 18 a 11 para el de Jacinto Vera.

En el segundo cuarto, Yale estuvo sólido en  defensa, forzando a las aguateras a tomar malos tiros. Ambos técnicos decidieron dar entrada al banco, ingresando Martina Caldas y Eloisa Gayol. Los triples para las de Jacinto Vera fueron el sostén a lo largo del cuarto. A su vez, el ataque se pensó más, producto de la zona 2-3 plantada por las aguateras. Luciana Chagas empezó a aparecer en el juego  en momentos calientes, tras romper  la línea en varias ocasiones, logrando quedar a 7. El equipo  aguatero cambió la cara  del juego, Yale ya no era el mismo que al principio. El juego se daba más  trabado. Tras el minuto, el de la Avenida San Martín encaró con otro carácter el juego y logró  ponerse a 1 punto. Los segundos diez minutos se fueron 30 a 29 con mínima ventaja para Yale.

En el tercer cuarto ambos equipos mostraron una  intensa defensa, resultando un juego más pensado. Diamond Richardson empezó a intimidar con su mano de 45 grados, generando puntos importantes en el match para ponerse iguales y pasar adelante. El entrenador de Yale se vió obligado a pedir minuto para hacer reaccionar a sus jugadoras. Por su parte, Aguada volvió con variantes dándole el ingreso Paula Cardozo. Lo mismo hizo Yale, dándole el lugar a Pilar Borges. Las aguateras cargaban la zona haciendo que sus contrarias se cargaran de colectivas, aunque  no sacaron provecho de esto. Se fueron al minuto pedido por Yale, 37 a 34 a favor de Aguada. Luego del minuto, las de Infantini mostraron presión constante en toda la cancha para cambiar las riendas del partido. Un juego tenso sobre los últimos minutos del cuarto, donde cada pelota valía oro. Cuarto que finalizo 49 a 41 a favor de Aguada.

En el último cuarto  el tanteador fue amigo del rojiverde.  Yale no logró levantar cabeza, aunque seguía intentando con Ivana González, Mariangel Santana y Agustina García. Tras una jugada colectiva consiguió un bombazo que las dejó a 5 puntos de cara a los minutos finales. Con esta esperanza y una buena presión de Sofía Podestá en primera línea que no dejaba a  Aguada cruzar la divisoria. Sin embargo, Diamond Richardson respondió rápido con un triple, que se le sumó una corrida de Eloisa Gayol que no paró, poniendo el marcador 52 a 50 a favor de Aguada. Luego del minuto pedido por su entrenador, Richardson encestó un bombazo, más dos corridas que determinaron y bajaron las cortinas del juego. Se lo llevó Aguada con cifras de 63 a 52.

Las goleadoras del juego fueron Diamond Richardson con 24 seguida de los 17 puntos de Luciana Chagas. Por el perdedor, 22 puntos convirtió Mariangel Santana.

LO DESTACADO

El destacado se lo lleva todo el equipo de Aguada que supo sobreponerse a un mal primer cuarto. Logró cambiar la cabeza y dar vuelta un partido que comenzó siendo de Yale. La defensa fue más dura e intensa y en ataque, logró ser un equipo más colectivo, que contó con puntos muy altos de Diamond Richardson y Luciana Chagas.