Nuevamente retomamos la sección formativa, en esta ocasión un Club que viene realizando buenos trabajos, una institución que da pelea en cada torneo que juega en primera y también viene cosechando buenos trabajos en formativas tanto masculino como femenino. Para saber sobre Macabi fuimos en busca de varios protagonistas que trabajan actualmente en la institución.

Obtuvimos la palabra de Nelson da Roza que este año comenzó un proyecto con Daniel Monzón donde ambos se encargan de las formativas masculinas.

Nelson que ahora es parte de la coordinación de formativas tras presentar un proyecto con Daniel Monzón, nos adelantaba lo siguiente: ‘‘Junto al Profesor Daniel presentamos un proyecto para coordinar las tareas con las que consideramos podíamos mejorar los planteles. Lo más sustancial era lo cuantitativo para luego atacar lo cualitativo, lo mejoramos en parte pero aún estamos lejos del objetivo. Trabajamos mucho sobre la formación integral y todo lo basamos en los valores, empezamos a construir desde el respeto, queremos buenos jugadores pero que también sean buenas personas y lo segundo no se negocia. Con Daniel hace mucho nos conocemos, compartimos mucho las formas para trabajar y encontramos en el Club gran receptividad. Esperamos a mediano plazo lograr los objetivos y estar nuevamente en serie 1’’.

Sobre dicha categoría nos contaba: ‘‘Las categorías formativas masculinas han tenido un cambio importante. Hace como diez años atrás el club hizo una apuesta importante a la captación de talentos en el interior, esta iniciativa fue con el apoyo económico de dirigentes que vieron en Gustavo Rivas y Leonardo Zylbersztein fórmula para llevarlo adelante. Fue así que con la recomendación de Rivas empezaron a llegar talentos jóvenes que dirigidos por Leo (Zylbersztein) consiguieron grandes cosas’’.

Además expresaba: ‘Entre esos jóvenes se encontraban los hermanos Medina (Octavio y Facundo), Salvador Zannotta, Luciano Parodi, su hermano Pierino Rüsh y otros más que luego fueron figuras en logros a nivel profesional en la institución. Con el correr de los años, los costos para traer chicos del interior se incrementaron y se cambió la estrategia’’.

No obstante afirmaba: ‘‘El club ha intentado por distintos medios llenar ese vacío y poder masificar la práctica de este deporte que sin dudas es el más representativo para nosotros. Para lograr un cambio cuantitativo, lo primero que dejamos en claro es que si bien representamos una colectividad, también estamos abiertos a quién se acerque al Club’’.

Por otra parte, de cuales fueron las estrategias de acercar gente al Club decía: ‘‘Los llamados en redes sociales y el acercamiento a escuelas del barrio han sido las principales estrategias de este último año que se vieron mermadas por la pandemia’’. En cambio hizo referencia al femenino y agregaba: ‘‘Hace tres temporadas también tuvimos el arribo del básquet femenino que sin dudas nos ha nutrido desde todo punto de vista, los encargados de esa actividad son los entrenadores Victoria Pereyra y Luis Pierri que junto al Profe Martín Pierri trabajan en esa rama’’.

Posteriormente fue consultado sobre la cantidad de chicos y chicas en el club, a lo que dijo: ‘‘En formativas masculinas estamos cerca de 80 chicos que sumados a las 50 chicas hacen que todas las tardes se respire básquet en Camacuá. Si bien trabajamos por separado tenemos buena relación entre todos y tratamos de apoyarnos y enriquecernos mutuamente’’.

Nelson que aparte de cumplir un rol importante como el de coordinar, está a cargo de Infantiles, Cadetes, Juveniles y nos contaba que era lo que más le gustaba de estar en formativas: ‘‘Poder trabajar con chicos es una preciosa oportunidad para colaborar en la formación del jugador y no sólo como tal, lo más importante es en que podemos influir para su desarrollo como persona’’.

Además decía: ‘‘Hacemos énfasis en la herramienta que tienen los deportes colectivos para enseñar en valores, perdernos esta oportunidad sería imperdonable y lo primero que ponemos arriba de la mesa es la palabra Respeto, pues sin eso no puede haber nada. Por suerte con Dani siempre coincidimos en puntos que para nosotros no se negocian’’. Por otro lado: ‘‘Transmitir lo que aprendimos como jugadores o en el curso de entrenadores  y con ello ver que un chico realiza algo nuevo o mejora otro gesto técnico es la recompensa más linda’’.

Luego sobre la idea de juego que le plantea a sus jugadores, expresaba: ‘‘Nuestra intención es básicamente la que todos buscamos, lo difícil es poder llegar a ejecutarla. Buscamos empezar desde una defensa agresiva, extendida en la mayor parte del tiempo a todo el campo, basada sobre todo en el 1 contra 1 y luego en ofensiva pretendemos rapidez en las transiciones, correr la cancha, ser verticales y cuando jugamos plantados, tenemos sistemas definidos pero intentamos siempre desarrollar el juego por conceptos o juego libre, con formaciones de cuatro abiertos y un interno o cinco abiertos’’.

Para finalizar y saber cómo ve el avance de enseñanza en masculino, afirmaba: ‘‘Se ha mejorado con la formación de los entrenadores, que se exija el título me parece que sube el nivel. También nos han dado pautas sobre qué enseñar en las distintas etapas y sobre todo cómo hacerlo y esto con el correr de los años va a dar rédito’’. 

También pudimos hablar con Daniel Monzón y le consultamos sobre los trabajos físicos de importancia en la parte de formación, a lo que nos decía: ‘‘Hago muchísimo hincapié en los trabajos de formación corporal, así como también creo fundamental el desarrollo de instancias que requieran de un alto contenido coordinativo, ya que es una edad con gran predisposición para asimilar conocimiento nuevo. A medida que la edad de los chicos va en aumento, varió los trabajos, principalmente de fuerza, buscando siempre generar alternativas más complejas que obliguen al jugador a una mayor adaptación’’.

Por otra parte agregaba: ‘‘Al día de hoy, tenemos físico dos veces a la semana, en donde nos enfocamos principalmente en el desarrollo de la capacidad aeróbica y coordinativa. Los trabajos de fuerza los estamos realizando en sala, de forma individual, mediante un plan de ejercicios específicos’’.

Por último los estilos de trabajo que utiliza, señalaba: ‘‘Nuestro estilo de trabajo pasa mucho por guiarnos en lo planificado, tratando de alcanzar aquellas metas que consideramos primordiales y para ello la comunicación constante ha sido un aliado’’. 

Por último dialogamos con el entrenador de femenino Luis Pierri, que ya es su cuarto año. Él es técnico de categoría U19 y mayores.

Lo primero fue cómo ve la evolución del femenino dentro de la institución, a lo que decía: ‘‘Muy buena. Básicamente nosotros con Victoria Pereyra presentamos un proyecto y se aprobó. El femenino está estable, en cuanto a lo deportivo se mejoró, el año pasado obtuvimos un título en una de las categorías y este año estamos bien en todas las categorías de formativas. Se logró equilibrar todas’’.

Sobre las categorías que dirige contaba: ‘‘Una de las ideas del proyecto es mantener una estructura en mayores de apoyo al trabajo de formación. Por lo tanto, generalmente estamos constantemente con chicas jóvenes en el plantel, una de las titulares tiene 15 años para 16. Es importante en todas las disciplinas que el entrenador de juveniles tenga conexión con el entrenador de mayores, en este caso las dirijo yo y es directa’’.

No obstante las enseñanzas que el deja a sus jugadoras, expresaba: ‘‘Intento enseñarles lo más que puedo de basquetbol, desde lo básico hasta cosas más complicadas. Yo ya las tomo en una categoría que la mezcla es bastante importante porque hay chicas que están por salir de la categoría y otras más chicas. Tengo que abrir mucho el espectro en cuanto al trabajo y a lo que les aporto en el punto de vista de basquetbol’’. También confesó : ‘‘Básicamente siempre digo lo mismo, de nada serviría que me transformara en un buen o mal entrenador, pero si la transmisión de los valores, los principios es tan importante en la parte de formación, es lo que con Victoria siempre priorizamos en cuanto a la estructura de los equipos. Siempre priorizar el punto de vista humano’’.

Sin embargo se le pidió un enfoque más general sobre el básquetbol femenino, si veía un crecimiento, a lo que dijo: ‘‘Claramente evolucionó. Eso lo muestra muchas veces el camino internacional que tomaron muchas chicas. Este año hay que tomarlo con pinzas por el tema de la pandemia, seguramente si no hubiera pasado esto se abrían  más posibilidades para muchas chicas, pero así y todo se fueron’’.

No obstante agregaba: ‘‘El básquetbol interno está dividido. Hay seis o siete equipos muy fuertes y muy parejos, pequeños detalles nos dividen unos a otros. Hay cinco o seis equipos que están por debajo, pero más allá de eso, el nivel es bueno, crece y mejora, se mejora la cantidad de días de entrenamiento. Se va poniendo la vara cada vez más alta y eso está bueno’’.

Sin embargo afirmaba: ‘‘Hay que seguir impulsando para que esto se mantenga, que este sea el piso y que de ahí sea todo para arriba, todo para mejorar. El femenino está creciendo, sigue creciendo y va a crecer mucho más’’.

El Club sigue en la búsqueda de crecer y están abiertas las puertas a quien se quiera acercar a la institución a practicar este hermoso deporte, sobre todo las edades más chicas.