Malvín derrotó a Yale por 69 a 31, consiguió su noveno triunfo en la misma cantidad de presentaciones mostrando un gran rendimiento de todas sus individualidades donde se destacó el aporte de Sabina Bello.

El equipo de Juan Pablo Serdio saltó al rectángulo de juego con Ailen Sosa, Fiorella Martinelli, Sabina Bello, Florencia Somma y Paula Fernandez mientras que el quinteto salidor de las de Jacinto Vera fue con Sofía Podestá, Mariangel Santana, Agustina García, Cinthia Mott y Melisa Techera.

Las últimas campeonas salieron encendidas y con Sosa desde la conducción balanceó rápidamente el juego para el equipo playero. La velocidad y dinamismo en sus cortes le dio antoaciones importantes. Somma de espaldas al aro se apoderó de la zona pintada y se convirtió en un pilar insostenible para la defensa rival. A pesar de no conseguir puntos, el trabajo de Paula Fernández en los rebotes fue clave para que su equipo encontrara goles de segunda oportunidad. En el final de periodo Yale optó por defender en zona y logró contener un poco más a su rival. En materia ofensiva encontró alternativas que no había mostrado y logró salir de la laguna en la cual estaban estancadas. Los primeros 10 minutos se fueron a favor de las gaviotas por 15 a 6.

En el segundo cuarto fue Florencia Fernández la principal arma en ataque. La visión de cancha que la caracteriza le permitió estar siempre bien ubicada para terminar la jugada o asistir a la mejor posicionada. Martinelli, con toda su experiencia, logró anular a García y la sacó de partido. Además de su aporte defensivo, lastimó cuando tuvo la posibilidad de hacerlo. El reingreso de Sosa sirvió para que nuevamente Malvín lograra tener una salida fluída desde abajo de su aro. Las de Jacinto Vera basaron sus ataques en Gimena Gómez y la interna no defraudó cuando se generó su chance. Sobre el final de periodo aparecieron los errores en ambos lados pero Martinelli tuvo la última y sobre la chicharra la mandó a guardar desde Saturno para irse al descanso largo ganando 30 a 11.

Tras el parate Somma sacó a relucir todo su talento y la diferencia siguió en aumento. García mejoró su versión pero el enojo la llevó a cometere su cuarto falta y se vio obligada a dejar el rectángulo. Yale seguía sin encontrar alternativas ofensivas y cada vez se le hacía más cuesta arriba el juego. La zona que propuso no dio soluciones y para colmo Emilia Larre Borges empezaba a crearse su espacio y a de a poco entraba en el engranaje colectivo. De ahí en más Malvín no sacó el pie del acelerador y a pesar de las modificaciones en los quintetos no perdió la regularidad. Las campeonas entraron al último periodo ganando 50 a 21.

En el cuarto final poco pudo hacer el equipo de Malvín dominó las acciones y terminó de ponerle la tapa al juego en el comienzo del periodo. De la mano de Larre Borges las playeras encontraron un nivel colectivo superlativo y potenciaron a todas sus figuras. El ingreso del quinteto titular vino acompañado de un juego vistoso y aplanador. En el final un poco más de Yale alcanzó para maquillar el score en cifras finales de 69 a 31 a favor de las últimas campeonas.

En el equipo perdedor estuvo la goleadora del juego y fue Agustina García con 19 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias. En el ganador se destacaron Fiorella Martinelli con 14 puntos y cinco rebotes secundada por el tridente conformado por Emilia Larre Borges, Sabina Bello y Ailen Sosa que terminaron con 10 puntos cada una. 

LO DESTACADO

Malvín consiguió su noveno triunfo en la misma cantidad de presentaciones en lo que va de esta Liga Femenina utilizando el juego colectivo como principal arma de ofensiva. El equipo que dirige Juan Pablo Serdio se ha caracterizado por montar un espectáculo cada vez que la casaca azul está en el rectángulo de juego y esta vez no fue la excepción. Las titulares rinden, las suplentes entran y no fallan y las más pequeñas atentas desde afuera esperando su momento. Destacadísimo este plantel playero que sigue caminando por la alfombra roja.