Peñarol tardó en reaccionar, pero con un tercer cuarto sublime logró volver a la senda de la victoria y sigue prendido arriba. 

Crónica del partido

Peñarol no contó con Nahuel Amichetti, el argentino sufrió fractura de la primera falange del pulgar izquierdo. La misma se produjo en el partido ante Unión Atlética donde jugó el segundo tiempo con la lesión. La recuperación se espera sea de al menos un mes. 

En lo estrictamente basquetbolístico el partido arrancó impreciso en ambos lados. Natanael Rodríguez asumía mucho y errático. Larrañaga por su parte no lograba penetrar la zona 2-3 que planteó el carbonero desde el arranque. Pero cuando lograba colarse dañaba y mucho. Dos bombas de Joaquín Sosa colocaron al larra 7 puntos arriba a falta de tres minutos. Eso provocó minuto por parte de Diego Rivas con énfasis en la actitud de sus dirigidos. Lo que pareció rendir y con un rápido 6-0 se puso a mínima en tres ofensivas y el pedido de minuto vino desde el otro lado. Y cada minuto era un aliciente anímico brutal, ahora el parcial de 9-0 fue de la visita que con otro triple de Sosa sobre la chicharra dejó el primer cuarto 21 a 14 para Larrañaga. 

El segundo cuarto Peñarol demoró en arrancar. Da Silva Mateo Cancela dominaban el juego de la visita con transiciones rápidas de defensa-ataque y gran promedio en el tiro exterior. Algo que era el debe para Peñarol que tanto en el bajo como el perímetro sentía la falta de AmichettiLarrañaga lo aprovechó empezó a estirar distancia, Juan Diego Ruglio vino desde la banca con interesantes movimientos en el poste. El local era solo impulsos de Antonio Núñez que terminaban en bandeja o falta recibida, con la cual el manya achicaba gracias a los libres. Larrañaga se cargó de faltas, además Mauro Navarrine llegó a su cuarta personal en el primer tiempo y a base de libres Peñarol trajo el partido y con un parcial de 15-2 con triple sobre la bocina se fue ganando 36 a 34 al finalizar el primer tiempo. 

Peñarol entró mejor y con el envión del segundo cuarto siguió de largo, con la capacidad explosiva y agilidad de Leandro García Morandi. Lo negativo de Peñarol seguía siendo Santiago Russi, errando penales inexplicables. Larra no lograba hacer todo lo bueno que hizo en el primer cuarto y mitad del segundo. La pintura pasó de ser mil rayitas a negra con vivos amarillos. Ya no tenía gol fácil y atrás hacía agua por todos lados. A partir de esa ventaja el carbonero manejó la distancia y con doble de Mauro Dondi cerró el cuarto 56 a 38. 

Larrañaga salió con otra energía al cuarto final, atacando el aro con agresividad y defendiendo fuerte con Da Silva como arma fundamental en ambos lados de la cancha. Peñarol reaccionó rápido de la mano de García Morandi y evitó así la reacción del mil rayitas. El manya volvió a la victoria y sigue prendido arriba, el marcador final fue de 73 a 54. 

Leandro García Morandi terminó con 15 puntos en el carbonero. Mientras que en Larrañaga Ysma Da Silva terminó con 12 puntos. 

EL PODIO

🥇

El tercer cuarto de Peñarol fue para encuadrar. Con un parcial de 20-4 terminó de lapidar al equipo mil rayitas que no encontró nunca la variante para reaccionar. Leandro García Morandi fue la figura del tercer cuarto atacando constantemente y así ayudando al equipo a confirmar la reacción de los últimos minutos del primer tiempo. 

🥈

En el medio de la reacción aurinegra apareció una hundida al mejor estilo NBA de Marcos Geller. Tras un lanzamiento lejano la pelota rebotó en el aro y salió hacia arriba. En ese mismo instante con un salto brutal Marcos agarró la pelota con ambas manos y la depositó con una fuerza impresionante para delirio de los presentes.  

🥉

A veces no todo sale bien, sino pregúntenle a Santiago Russi. Si fuera un premio por lo que realizó debería ser más que bronce, lata o chapa. Es que Santi debe haber fallado unos 10 o 12 penales insólitos. Pero como conocemos su fortaleza en el juego interno, sabemos lo que rinde y que esta noche lo que Russi quiso hacer fue romper el récord mundial de penales errados y lo logró cool.

_______________________