Diego Álvarez, el héroe del segundo punto de la serie, y Pablo Macanskas, figura en los últimos dos partidos, dialogaron con Basquet Total luego del ascenso de Olivol Mundial.

Diego Álvarez (Por Santiago Benítez)

Diego Álvarez consiguió su tercer ascenso en El Metro, esta vez con un sabor especial: “Estoy muy feliz, este ascenso es muy especial. En el primero con Larre Borges teníamos buen equipo, éramos candidatos, el año pasado con Peñarol, el cuadro que amo y soy hincha, eso llevaba una responsabilidad. Pero este es muy especial porque Olivol es un club de barrio, un club humilde que hizo todo por nosotros y nos dio todo en condiciones, verles las caras de emoción paga mucho todo el esfuerzo del torneo”.

Para Diego Álvarez la clave pasó por: “Fue el primer partido de la serie que pudimos manejar, se nos complicó al final producto de la presión de Stockolmo que no se entregó y nos robaba pelotas bobas. Por suerte con nuestros jugadores de clase pudimos cerrar bien el partido y dejar al club en primera”.

Consultado sobre el triple en la hora para igualar la serie y con el ascenso concretado mencionó: “Vale un montón, es el triple más importante de mi carrera con la confirmación del ascenso. Porque si esto no pasaba iba a ser un triple más, pero ahora se puede decir que valió un ascenso”.

De la final ante Urupán el lunes dijo: “Ahora nos vamos a festejar al club, descansaremos y prepararemos la final. Obviamente que el objetivo está cumplido, pero también queremos el campeonato ante un rival que conocemos y veremos quien es el mejor”.

Pablo Macanskas (Por Diego Pose)

Partido y actuación memorable, sobre las primeras sensaciones dejó: “Esto es de locos, fue nuestro mejor partido del torneo, hicimos todo bien hasta los últimos minutos que nos entreveramos pero por suerte lo sacamos y nos llevamos el ascenso”.

“El partido pasado estaba enfocado que quería el ascenso, venía de un par de partidos malos, el primero de Stockolmo y el último de la UA, hice todo lo posible para que me salgan las cosas y lo importante es que pude aportarle algo al equipo para conseguir el objetivo” analizó de sus últimos juegos y de la mentalidad con la que se tomó el cierre del torneo.

Pasó momentos intensos cuando se habló del corte, pero el destino quiso que llegara hasta lo último. De esto, manifestó: “Creo que no me cortaron porque no consiguieron a nadie, son cosas del laburo, los fusibles en este caso eran el entrenador, el extranjero y la ficha innominada. Por suerte tuve la chance de quedarme y nos llevamos la gloria”.